BARCELONA

Bruno Guimarães gusta al Barça

Centrocampista técnico, vertical y agresivo, su progresión ha llamado la atención del club azulgrana. Su partido ante la Juventus en la Champions impresionó.

El Barcelona tiene en su radar a Bruno Guimarães. Con 22 años, el capitán de la selección olímpica brasileña y joven estrella del Lyon brilló más que nadie en la victoria de los franceses ante la Juventus en la ida de los octavos de final de la Champions League. Centrocampista completo, técnico, vertical y agresivo, Bruno fue la apuesta de futuro del equipo liderado por Juninho Pernambucano, el director deportivo, que le convenció personalmente de no irse al Atlético de Madrid para que fuera la ancla de su medular.

La decisión del Gobierno francés de dar por finalizada la temporada la Ligue 1 le ha dejado en una situación desesperada: séptimo en la clasificación, el Lyon está fuera de puestos europeos y Aulas se verá obligado a vender a más de una de sus estrellas de cara a la próxima temporada. Viendo ahí la oportunidad llamando a la puerta, el Barcelona ya comenzó a moverse y entró en contacto con el club y el entorno del jugador para intentar preparar el ataque ante la posible marcha de Arthur a Italia.

Bruno llegó al Lyon en una decisión controvertida. Rechazó una oferta más alta del Atlético de Madrid, que había pagado dos millones de euros para tener una opción preferencial tras el fichaje de Renan Lodi. Pero el Lyon le ofreció protagonismo inmediato en un equipo que estaba clasificado para los octavos de final de la Champions League. Y Bruno Guimaraes escogió el Lyon.

Guimarães entró en el equipo y fue elegido MVP en tres partidos consecutivos por la afición del club, entre ellos el clásico del Ródano ante el Saint-Etienne y la victoria en la ida contra la Juventus. Como premio, llegó la llamada para la selección brasileña. El Barça ya ha establecido contacto con él.

Bruno Guimarães se ganó la capitanía de la selección olímpica brasileña con mucho trabajo y una gran actitud, virtudes que añadió a un talento innato extraordinario. Explotó el año pasado en el Atletico Paranaense, con el que ganó la Copa de Brasil y la Sudamericana junto a su mejor amigo, Renan Lodi, lateral izquierdo del Atlético de Madrid. Bruno pidió al Furacão que le dejara ir a una Sub-23 que necesitaba refuerzos en su esfuerzo para intentar la clasificación para los Juegos de Tokio. Bruno Guimarães asumió el papel de líder del vestuario, comandando a la joven plantilla de André Jardine a la clasificación en el Preolímpico de Colombia. Su progresión es espectacular y por eso el Barça se ha fijado en él.