REAL ZARAGOZA

Nayim y el gol de la Recopa del Zaragoza: "Fue un Picasso"

Todavía recuerda aquel tanto escorado y a más de cuarenta metros en la última jugada de la prórroga contra el Arsenal. También contó anécdotas de Paul Gascoigne.

El gol de Nayim en la final de la Recopa de Europa de 1995 entre el Zaragoza y el Arsenal.

Daily Mail ha entrevistado a Nayim, el responsable de que el Real Zaragoza levantase la Recopa de Europa en 1995. Su equipo se medía al Arsenal y durante la última jugada de la prórroga, cuando el marcador iba empate a uno, el futbolista de Ceuta se sacó un tremendo derechazo desde más de 40 metros que voló por París hasta entrar en la portería sin que David Seaman pudiese hacer nada por evitarlo. El jugador rememoró aquel histórico tanto y contó varias anécdotas sobre su pasado en el Barcelona y en el Tottenham.

El gol de Nayim en la final de la Recopa de Europa de 1995 entre el Zaragoza y el Arsenal.

No se ve capaz de repetir el gol de París: "Ya no tengo la fuerza necesaria para marcar desde esa distancia".

Un Picasso o un Van Gogh: "Recuerdo que le dije a mis compañeros que teníamos que ganar este partido, no solo por nosotros, sino por mucha más gente porque nos estaban viendo en todo el mundo. La primera entrada de John Hartson casi me lesiona. Iban a por mí pero quería ganar a toda costa y nosotros sabíamos cómo acabaría. Fue de la mejor forma que podía imaginar, como un cuadro de Picasso o de Van Gogh. Es magnífico. Es un gran sentimiento que todavía recuerdo".

No fue casualidad: "Sabía que buscaría pases por detrás de la defensa porque no eran los centrales más rápidos y le dije a mis compañeros que buscasen a Seaman porque jugaba adelantado. Recuerdo que Santi Aragón lo intentó durante el partido".

Coincidió con Maradona en el Barcelona: "Solía quedarme con él después de los entrenamientos para tirar faltas y aprender algunos trucos. Él me decía que solo disfrutara y que cada vez que saliera al campo dejase a mi talento trabajar. También me dio unas botas".

Debutó con Venables, pero Cruyff prefirió mandarle al Tottenham: "Él le daba oportunidades a jugadores que eran buenos con la pelota porque así era él como jugador. Él me preguntó cuánto dinero quería ganar esa temporada y le dije que no quería dinero, sino jugar. Le dije que me diera el dinero que necesitara para que fuera a cenar, tener una vida normal y poder echar gasolina al coche".

Su primer partido en Anfield: "Alguien me soltó un codazo. No me tocó, pero pensé que si me iba al suelo a lo mejor le expulsaban. No conocía la cultura inglesa y escuché una voz familiar diciendo '¡Levántate imbécil!'. Era Gary Mabbutt".

El talento y las travesuras de Gascoigne: "El decía: 'Tienes que decir esto para pedir comida', y yo no sabía que estaba insultando al camarero. Recuerdo mi primer entrenamiento. Me preguntaba quién era ese chico que hacía de todo. La FA Cup de 1991 la ganó él solo. Solíamos hacer trucos como disparar desde el medio del campo y meter gol sin que botase el balón".

La anécdota de la autocaravana: "Gascoigne compró una autocaravana para su padre y la trajo a entrenar. Había un aficionado de los Spirs que venía a cada entrenamiento y Gazza le pidió que cogiese una cosa de la parte de arriba de la autocaravana. Allí no había nada pero arrancó el motor y se fue por Londres con ese tipo de unos 60 años colgando. Ese era Gazza".

La lesión de Gary Charles: "Esa semana se estaba volviendo loco porque tenía muchas ganas de jugar. Las dos primeras entradas fueron de tarjeta roja porque no controlaba sus emociones".

Chófer de la plantilla por ser musulmán: "Solían invitarme a cenar para que condujera. Yo era el taxista porque bebía cuatro zumos de naranja. Fue divertido. Eran buenas personas".