LEVANTE

El Levante comienza las pruebas médicas en Buñol

Sergio Postigo, Bruno González, Óscar Duarte y Rubén Vezo han sido los primeros granotas en tomar contacto con el césped de la Ciudad Deportiva.

El Levante comienza las pruebas médicas en Buñol
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

El Levante se pone en marcha para retomar la actividad diaria. El conjunto de Orriols ha comenzado esta misma mañana las pruebas médicas para evaluar el estado físico de los jugadores tras más de 50 días de confinamiento en España. Los primeros en tomar contacto con el césped de la Ciudad Deportiva de Buñol han sido Sergio Postigo, Bruno González, Óscar Duarte y Rubén Vezo. Más tarde llegaron Róber Pier y Nikola Vukcevic, Aitor Fernández y Nemanja Radoja. Los jugadores se testaron sobre el verde para evitar las limitaciones espaciales del gimnasio e irán acudiendo durante los próximos dos días en grupos reducidos. La plantilla está dividida en tres bloques por lo que, si todo sale bien, el sábado podrían comenzar a entrenar de manera individualizada si no surge ningún incoveniente. El resto de jugadores lo harán entre mañana y el viernes.

Tras realizar ayer los tests a la plantilla y a los miembros del staff que estarán involucrados en la vuelta al trabajo, recibirán los resultados a partir de mañana y el viernes podrían comenzar a entrenar de forma individual tal como indica el protocolo de LaLiga.

Sergio Postigo ejercitándose en la Ciudad Deportiva de Buñol el primer día de pruebas médicas.

Durante la mañana de hoy, tanto Postigo como Duarte, Bruno y Vezo, cuatro de los cinco centrales del primer equipo, se han sometido a las pruebas de esfuerzo y electocardiogramas mediante un sensor en el pecho que recoge los datos necesarios para el cuerpo técnico. Justo igual que en pretemporada. La gran diferencia, la mascarilla y los guantes que portaban, más allá de la época del año.

Bruno González saltando al césped de Buñol.

Durante esta mañana, el club emitió imágenes con la puesta a punto de sus instalaciones ante el inminente regreso de los entrenamientos. Mediante maquinaria de ozono, se desinfectaron los vestuarios, la zona del cuerpo técnico, las áreas comunes y la residencia donde los jugadores pasarán las jornadas de trabajo. Será un ejercicio de limpieza diario.

Los operarios de limpieza desinfectando las instalaciones de Buñol.

De esta manera, el Levante ya ultima los detalles para, una vez obtengan los resultados de los tests, poder ponerse en marcha con las sesiones individuales a partir del sábado si se dan las circunstancias.