ATLÉTICO

Almada, talento a raudales y carácter para triunfar

El joven mediapunta de 19 años ha ganado responsabilidad en los últimos meses bajo las órdenes de Heinze y cada vez maneja más recursos en la cancha.

El joven mediapunta de 19 años ha ganado responsabilidad en los últimos meses bajo las órdenes de Heinze y cada vez muestra más recursos en la cancha.

Thiago Almada es uno de esos jugadores que llena los ojos nada más verlo en posesión de la pelota. Su conducción, su manera de encarar y de manejarse entre líneas son poco comunes, menos aún en un chico tan joven. Cumplió los 19 años hace apenas unos días y desde hace ya bastantes meses es seguido por los principales equipos europeos.

Ahora de nuevo suena con fuerza el Atlético de Madrid para hacerse con sus servicios y sin duda que su llegada le daría al equipo de Simeone otro salto de calidad en los metros finales del ataque. No obstante, otros clubes como el Manchester City lo tienen en la agenda desde que despuntó en las inferiores de Vélez. Almada puede aparecer por cualquier sector de la mediapunta, en cualquier costado o por el carril central, donde demuestra su habilidad para encontrar compañeros en posiciones ventajosas o para adentrarse en el área y finalizar con bastante soltura. Muchas veces se ha comentado lo mismo de otras promesas, pero en ciertos movimientos se asemeja a Leo Messi, sobre todo a la hora de recibir y arrancar.

La duda en torno al mediapunta sería el lugar que ocuparía en la cancha en el esquema actual del Cholo. Desde los costados debería realizar un gran desgaste defensivo y recorrer muchos metros y como segunda punta perdería capacidad para construir junto a los centrocampistas. Lo ideal sería situarlo cerca de Joao Félix y entre ellos dos abastecer y ayudar a un goleador.

Es importante en la progresión del chico nacido en Fuerte Apache (el mismo barrio humilde donde se crió Carlos Tevez) la madurez que ha alcanzado bajo las órdenes de Gabriel Heinze en Vélez. Ganó responsabilidad y se asentó en el once titular. Incluso en uno de los últimos partidos que disputó antes de la pandemia, tomó la pelota para transformar un penalti con enorme sangre fría en el tiempo de descuento. El gol sirvió para avanzar a la siguiente ronda de Copa Sudamericana.