BARCELONA

Semedo, colista de las cláusulas en la plantilla del Barcelona

Su libertad es la más barata en el Barça, 100 millones. Se quiso ir la temporada pasada al Atlético y aún no ha ampliado contrato. Entra en rumores de trueque o para abaratar operaciones.

Semedo, colista de las cláusulas en la plantilla del Barcelona
CHEMA DIAZ DIARIO AS

En un instinto muy de futbolista, Nelson Semedo tomó la decisión de salir del Barça la primavera pasada. Su suplencia en Anfield el día del 4-0, engordada con los cantos de sirena de Jorge Mendes, que le advirtió de que Simeone estaba loco por sus huesos, formó un cocktail explosivo que terminó en el despacho de Abidal y Ramon Planes con la petición de salir al Atlético de Madrid. El Barça le recordó que tenía una cláusula de rescisión de 100 millones de euros (la menor que hay en toda la plantilla, eso sí) y que podía irse por el mismo sitio que el Atlético venía reclamando la cláusula de Antoine Griezmann. El Barça jugaba al póker, porque hubiese vendido a Semedo por una cifra entre 40 y 50 millones. Pero el Atlético no estaba dispuesto a llegar a esos números y pagó unos 25 millones por el traspaso de Kieran Tripper procedente del Tottenham.

El verano acabó, pues, con Semedo en el Barça. Y con dos asteriscos. El primero, se le 'garantizaba' la titularidad. Tanto, que Valverde anunció el paso de Sergi Roberto al centro del campo (tal vez pensando en el adiós de Rakitic). Y el segundo, durante la temporada se iba a afrontar una mejora de contrato. Hasta noviembre, ese fue el planteamiento. Sin embargo, Semedo, pese a ser cotizado y ser un jugador de nivel Barça, tampoco ha terminado de dar el paso definitivo para ser indiscutible. El portugués ha empezado a entrar en las quinielas de jugador que podría entrar en trueques. Uno le sitúa con opciones de ir al Manchester City, que a cambio le daría al Barça a Cancelo. Y mientras, en Heliópolis ha empezado a florecer Emerson. Si el Barça libera las plaza de extracomunitario (Vidal y Arthur pueden marcharse), podría tener sitio en la plantilla. Esa opción, no obstante, es difícil según admiten fuentes del club azulgrana.

Con 111 partidos en el Barça en tres temporadas (una de ellas inacabada), Semedo ha demostrado ser un jugador útil y de nivel. Pero no un lateral determinante. De hecho, apenas ha dado 10 pases de gol en tres cursos, una cifra muy normal y bajísima comparada con un jugador que costó lo mismo que él, una década antes eso sí. Daniel Alves pasó de las 100 asistencias en el Barça. El caso es que en un club que ha dejado de ser finalista con los jugadores como este Barça, abre una puerta a un traspaso o, quién sabe, si la opción a que Semedo (si da luz verde, eso sí) abarate operaciones con el PSG (Neymar), el Inter (Lautaro) o el Tottenham (Ndombélé). El colista de las cláusulas no tiene su futuro asegurado en Barcelona.