BARCELONA

Los servicios médicos del Barça prevén una plaga de lesiones

Siendo optimistas, calculan “de cinco a diez lesiones” en el primer mes de competición, con especial preocupación “en los isquiotibiales y articulaciones”.

Un informe interno de los servicios médicos del FC Barcelona deja bien patente la enorme preocupación en el seno del club por la salud de sus jugadores. Y no estamos hablando precisamente del virus del coronavirus sino del alto riesgo a sufrir lesiones en el caso de que se reinicie la actividad tras dos meses de confinamiento.

En el escenario más optimista se recalca la posibilidad de sufrir “entre cinco a diez lesiones” durante el primer mes de competición. Los motivos que esgrimen para hacer este tipo de previsión es múltiple: periodo de dos meses de confinamiento con sus secuelas inevitables en el estado físico, entrenamientos deficitarios por culpa del protocolo marcado por LaLiga, ausencia de amistosos para ayudar a coger ritmo de competición, tiempo insuficiente para la recuperación de fatiga muscular entre partido y partido -se habla de 72 horas-, altas temperaturas que afectarán en el esfuerzo y exigencia mental máxima al jugar el tramo final decisivo de LaLiga y la Champions en poco más de dos meses.

Además en el informe se hace especial hincapié en el trabajo de prevención durante la fase de readaptación “en los isquiotibiales y las articulaciones”. De ahí que los entrenamientos antes del inicio de la competición se han de centrar en minimizar los riesgos con “un trabajo específico” en los jugadores de más riesgo o con antecedentes. En este trabajo de prevención tendrá un papel destacado Antonio Gómez, el preparador físico del primer equipo que supervisa el trabajo de fuerza en el gimnasio.

Teniendo en cuenta que la actual plantilla de Quique Setién es una de las más cortas de LaLiga, con sólo 19 futbolistas, con el hándicap añadido de un jugador lesionado de larga duración, Dembélé, entre ellos, si bien también con la presencia de Ansu Fati, estamos hablando de una situación límite, sobre todo pensando que después de La Liga llegará la Champions.

Tradicionalmente, los meses más conflictivos de lesiones durante la temporada suelen ser al inicio de temporada, agosto y septiembre, coincidiendo con el regreso del periodo vacacional de los jugadores, y los últimos meses del curso, cuando se ha acumulado la carga de trabajo y las fuerzas empiezan a desfallecer. Curiosamente aquí nos encontramos con “la tormenta perfecta”, según aseguran fuentes del club, ya que “coincide el descanso de dos meses con el tramo final”.

Esta misma temporada, sin ir más lejos, en los meses de agosto y septiembre se acumularon un total de diez lesionados, cinco por mes. A saber: Messi (sóleo), Neto (escafoides mano izquierda y operación), Suárez (sóleo), Dembélé (bíceps femoral) y Junior (ligamento rodilla), en agosto, y Umtiti (pie), Alba (bíceps femoral), Messi (recaída sóleo), Ansu Fati (tendón rotuliano) y otra vez Dembélé (bíceps femoral), en septiembre. Además, en el club no olvidan que Leo se lesionó en su primer entrenamiento de la temporada.

Todos estos antecedentes obligan a los servicios médicos a multiplicar los escenarios ante la posibilidad de una plaga de lesiones. De hecho, este año hasta un total de doce jugadores han tenido problemas de mayor o menor magnitud en los isquios y en las articulaciones: Dembélé y Suárez pasando incluso por el quirófano.

A día de hoy sólo hay dos jugadores en la plantilla que han salido inmunes a las lesiones. Curiosamente estamos hablando de los dos grandes fichajes del verano: Frenkie de Jong y Antoine Griezmann.