BARCELONA

Rosell: "Si hubiera admitido el pacto para salir de la cárcel ahora sería un delincuente"

El expresidente del Barça insinuó en el prógrama de Jordi Évole que Roures o Florentino podrían haber conspirado contra él y admitió que siente rencor por los 645 días que pasó en prisión preventiva antes de ser absuelto.

Rosell: "Si hubiera admitido el pacto para salir de la cárcel ahora sería un delincuente"
PAOLO AGUILAR EFE

Sandro Rosell sigue buscando una explicación que justifique los 645 días que pasó en prisión preventiva antes de que el juez le dejara en libertad sin cargos. En el curso de la entrevista que se ha emitido este domingo en 'Lo de Évole' el expresidente del Barcelona apunta e insinúa varias teorías que pueden explicar la 'conspiración' que está convencido que se urdió en su contra y en ellas aparecen sin citarlos directamente, pero bien claramente, los nombres de Jaume Roures y Florentino Pérez.

Rosell fue preguntado por quién podía estar interesado en hacerle daño, alude a Roures: "En unas declaraciones en un programa de TV3 él dijo que sabía que iba a estar mucho tiempo en la cárcel. Cuando llevo un mes y me dicen que no va a pasar me hizo malpensar. Suena muy raro cuando la primera rogatoria me ponen a mí en la cárcel tras tomarme declaración y a la empresa de Roures le piden un registro que se para. Cuando venían de Estados Unidos investigados y declarados culpables por soborno. Me extrañan muchos pasajes alrededor de mi caso y él siempre estaba cerquita. Me deja preocupado. Quiero saber quién hay detrás. No me creo que un Fiscal se levante por la mañana y diga 'hoy voy a investigar lo que hizo Rosell hace 11 años en Brasil privadamente'. Me cuesta. Roures y yo no somos muy amigos. Nosotros vendimos los derechos de televisión del club a Movistar y dejamos a Mediapro".

Añade a continuación otra vía que señala al Real Madrid y la llegada de Neymar al club azulgrana y no al blanco: "El fichaje de Neymar añadió una rivalidad extra a la que ya existía. No entendía porque actuaban así contra mí. ¿Por qué contratamos a Neymar en contra de los intereses de otro equipo? No les gustó que fichásemos a Neymar. Me piden cinco años por el juicio que tengo todavía abierto por Neymar. No tengo miedo".

En el Caso Neymar, el Barcelona aceptó la culpa y pagó cinco millones de euros por un delito fiscal. Rosell dio su versión sobre los hechos: "No hicimos nada mal. Todo es interpretación. Cualquier tema fiscal como es interpretativo como que hay un delito fiscal. La interpretación fiscal es muy peligrosa. En el caso del Barça cuando se le pone el caso de que acepte nos pusieron encima de la mesa la posibilidad de pagar un dinero y aceptar el delito. Si no lo hacíamos había que avalar muchísimo dinero, así que pagamos y ya está".

Rosell se mostró convencido que detrás de su detención hay una conspiración: "No tengo duda. Lo mío no fue un error judicial era una conspiración. La situación en Cataluña puede ser que tuviera influencia. Parece ser que hoy por ser catalán eres un delincuente. Antes te respetaban y eras trabajador. Ahora es el 'a por ellos' y me parece muy bestia. Esto hay que revisarlo. No ayudó ser catalán".

El catalán abre preguntas sobre si es normal la investigación: "¿11 años más tarde? ¿sin denuncia particular con dinero privado? ¿Normal?". La empresa de Rosell facturó ocho millones de euros que recibe de una empresa en las Islas Caimán, lo factura en una empresa registrada en New Jersey administrada en Panamá y lo acaba cobrando en una cuenta en Andorra: "Un movimiento por estos lugares no levanta sospechas porque estaba declarado a Hacienda. Las cifras eran normales en este negocio".

El expresidente tiene otra causa abierta como presidente del Barcelona y es el caso del hígado de Abidal: "Van a archivar la denuncia. Esto forma parte de la persecución que me hacían. Es una gran animalada. Lo que más mal me sabe es la difamación y el daño que le han hecho al hospital Clínico porque este trasplante se hizo con especialistas en transplantes. Me sabe mal que por querer hacerme daño a mí se lo hagan al hospital".

A lo largo del programa, que se grabó antes de iniciarse el confinamiento, Rosell reconoce que "sé que es malo, pero siento rencor, no me lo puedo quitar". Esos dos años en prisión han sido muy duros. En el programa explica como le llegaron a negar en doce ocasiones la petición de libertad provisional: "Reaccionaba mal. Era una sensación de hundimiento y desesperación. Hubo un día que los abogados me dijeron que la única solución era pactar, declararse culpable y que saldríamos enseguida. Pregunto ¿de qué? y me dicen que con la literatura judicial se inventa un delito. Me pondrían dos años a mí y a Joan pero al llevar más de un año saldría inmediatamente. A mi mujer y a los otros encausados les iban a poner un año de cárcel que no tendría que cumplir al declararme culpable. Pagaría una multa de 20 millones y ya está. Todos estaban de acuerdo, abogados y mi familia. Yo les digo que no quiero pactar con nadie y le dije a Joan que íbamos hasta el final. Y Joan, mi socio, me dijo que él también aguantaba. Si lo hubiera admitido yo ahora sería un delincuente y lo hubiera admitido para salir".

Rosell dijo sobre la supuesta trama con la que le relacionaban por blanquear comisiones con Ricardo Teixeira, presidente de la CBF: "Todo lo que hice con la CBF es absolutamente legal, lícito, demostrado y con éxito empresarial. Yo ofrecí los derechos de televisión de la selección brasileña a ART y después revenderlo al resto del mundo. Y fui a Brasil para negociar con Teixeira durante un año y me dobló el precio. Acabé haciendo esta intermediación y gané mi servicio".

Preguntado por si se arrepiente de haber sido presidente del Barça dijo: "Pensaba a veces que por qué me metí en este lío. Antes de ser presidente tuve cero actuaciones de la agencia tributaria y desde entonces he tenido 72".

Rosell contó el contacto que tuvo con los jugadores del Barcelona y la directiva: "Bartomeu vino y Ronaldinho quería venir, pero le dije que no viniera. Que yo recuerde ningún jugador se puso en contacto con mi familia. Forma parte del carácter del deportista profesional que están en su mundo y en su burbuja. Y cuando el tema sobrepasa el balón, no se mojan".

El catalán relató cómo fue el registro y el bloqueo del dinero: "Después de un par de horas me hacen abrir un armario. Sacan un sobre de un abrigo y me dice que 'qué es esto' y les digo que 'eso mio y de mi mujer no es'. Lo pusieron sobre una mesa y se grabó. No era mío ni de mi mujer y por la mañana no estaba. Nos bloquearon todo el patrimonio. Al principio 15 y llegó a 30 millones de euros. Vivimos gracias a los padres que pagaron nuestras facturas al menos que nos dejaran para pagar y que mis hijas no se murieran de hambre. La primera vez que pedí que lo liberaran no nos dejaban ni pagar los impuestos". Y sobre la pregunta de cuánto valen casi dos años de cárcel indicó: "No tengo ni idea. Solo con ganar la demanda que tengo al Estado aunque sea por un euro yo me conformo. Solo por decir que hay gente que ha hecho acusaciones mal hechas y no le pasa nada. Dos años de no vida valen todo. No tiene precio. Dos años en la cárcel no se pagan con nada. Te han robado dos años de vida. Me va a marcar para siempre".