BRASIL

Bolsonaro: "En el fútbol la mortalidad es muy pequeña"

Sorprendentes declaraciones del presidente de Brasil, que se muestra a favor del regreso de la competición, sin público: "La mayoría de los jugadores necesita trabajar".

0
El presidente de Brasil Jair Bolsonaro se mostró a favor totalmente de la vuelta del fútbol en su país porque la mortalidad "es pequeña" en los jugadores.
-/GDA via ZUMA Wire GDA via ZUMA / DPA EUROPA PRESS

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro sorprendió al manifestarse a favor del regreso del fútbol, aunque sin público, con una controvertida teoría sobre los futbolistas, que según él "tienen una posibilidad infinitamente pequeña" de morir por coronavirus. Así se expresó en una radio de Porto Alegre: "Por el momento hay muchas personas, que están en el fútbol, que son favorables al regreso porque el desempleo también está tocando las puertas de los clubes. A esta temprana edad, el jugador, apenas, si se ve afectado por el virus, la posibilidad de que haya letalidad es infinitamente pequeña. Incluso por el estado físico, por la salud que tiene este atleta, tiene que sobrevivir".

El mandatario argumentó: "A menudo pensamos que todos los jugadores ganan fortunas. No, la mayoría no gana bien y necesita al fútbol para mantener a su familia. Ellos están en la necesidad. No soy yo quien permitirá el regreso del fútbol o no, pero ya he hablado con el ministro de Salud (Nelson Teich) y le doy una opinión al respecto para que regrese sin aficionados. Por nuestra parte esto debe hacerse, según lo acordado con Teich y parece que Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) también tendrá una opinión en este sentido".

Brasil superó este jueves el récord de infectados en un día, con más de 7.000 solamente en las últimas 24 horas. Se trata a día de hoy del país más golpeado de Suramérica por la pandemia del coronavirus, con 85.380 casos confirmados y 5.901 muertos, según los partes oficiales. Los números no han dejado de empeorar en los últimos tiempos a pesar de la política de confinamiento, aunque éste es más relajado que en muchos países de Europa.