PRIMERA IBERDROLA | CHULE

"Me llamaban marimacho, pero yo les pinchaba el balón"

La mediocentro del Rayo Vallecano e internacional con Argentina habla en una entrevista para AS sobre su carrera en el fútbol, siendo todo un ejemplo de superación.

Ruth Bravo, jugadora del Rayo Vallecano y de la Selección de Argentina.
FIFA

Ruth Bravo, conocida como Chule, tiene detrás una de esas historias que hacen grande el fútbol. La jugadora del Rayo Vallecano peleó contra viento y marea para poder dedicar su vida a dar patadas un balón. Desde arrancar las cabezas a las muñecas que le regalaban por su cumpleaños hasta hacerse fuerte entre insultos para ser aceptada en los partidos que organizaban en las calles de Salto o Magdalena, dos de los enclaves argentinos donde pasó su infancia. Su madre fue entonces su único apoyo. No fue así para su padre, que no aceptaba su pasión y costó mucho que le entendiera. 

A Chule le costó coger impulso y cuando lo consiguió, formando parte de su primer club, el Estudiantes de la Plata, apareció el gran obstáculo de una grave lesión en el cruzado. Un varapalo que le hizo abandonar el fútbol durante cinco años hasta que se cruzó en su camino su amado Boca Juniors, el club de su vida. En el equipo 'xeneize', dónde jugó desde 2015 hasta 2018, volvió a sonreír, pero se vio obligada a cruzar el charco para poder dedicarse a este deporte de manera profesional.

España fue su destino, siendo el Tacon su próxima parada, a la que llegó atraída por la idea de formar parte del primer Real Madrid Femenino. No fue posible conseguir este último objetivo, puesto que su paso por el Tacon se vio finalizado el pasado verano. Ahora, en el Rayo Vallecano ha vuelto a encontrar su sitio, arropada por un gran vestuario. Confinada en su casa de Madrid, Ruth Bravo rememora para AS los momentos más importantes de su carrera, en la que no ha dejado de superar obstáculos para dedicarse a su gran pasión, el fútbol.

¿Qué tal va la cuarentena?

Muy bien, pero hemos perdido mucha forma física.

¿Cómo mira la opción de no poder terminar la temporada?

Nos entristece un poco porque estábamos haciendo una buena temporada. Aunque cuesta mucho vivir con esa incertidumbre, sin saber cuando vamos a volver y lo mal que estamos físicamente.

¿Se mantiene esa incertidumbre en su continuidad?

Es un problema que vamos a tener la mayoría de las jugadoras que acabamos contrato. Yo tengo la suerte de que hablé antes de que pasara todo esto con el club y ellos están muy interesados en que me quede y yo estoy muy cómoda. Sin embargo, económicamente pueden cambiar las cosas.

¿Cómo valora la temporada?

El fútbol femenino en España está haciendo historia, con la firma del convenio femenino. Ojalá otras ligas en el mundo tomen ejemplo.

Como en su país, ¿no?

Argentina y Sudamérica están muy lejos del profesionalismo en el fútbol femenino. Allí las jugadoras no se juntaron como se hizo aquí. En España no importó cuánto cobraba la del Barça o la del Rayo. Se juntaron por un convenio para todas las jugadoras. En Argentina no ha pasado eso. Cada una ha mirado por su contrato. Nadie peleó por todas esas jugadoras que tienen peores condiciones.

¿Qué tal en el Rayo?

Estoy muy contenta aquí. Hay un gran vestuario.

¿Cómo jugar un Mundial?

Es algo muy grande. Una siempre sueña con jugar uno.

¿Quién fue su referente?

Siempre tuve ídolos de Boca porque mi madre era fanática. Ella me crió con la imagen del Diego, Riquelme y otros. Ahora es Marta, que es extraordinaria y lamento que haya nacido en la época equivocada.

¿Fue su madre la que le dio esta pasión por el fútbol?

Si no fuera por mi madre no estaría jugando, porque a mi padre no le gustaba que jugase. En el Tacon pasé una época mala y cuando acabé, fueron mi madre y mi pareja las que me empujaron a volver a España.

¿Qué le ocurrió en el Tacon?

Vivimos momentos increíbles, con el hecho de entrar en la historia del futuro Real Madrid Femenino, y conmigo cumplieron con todo, pero hubo muchos problemas con mis compañeras. No teníamos los mismos beneficios o atención. Lo pasé mal por esas chicas.

¿Por eso no renovó?

Tuve varias conversaciones para renovar con el club, pero el Rayo me demostró estar más interesado. En el Tacon se han equivocado mucho con algunas jugadoras y lamento que las que lo pasaron mal lo hayan tapado.

¿Sabían en el Tacon que ibais a ser el Real Madrid Femenino?

Yo cuando fiché por el Tacon ya sabía que existían esos planes para ser el Real Madrid Femenino. Me lo dijo mi representante. Sabíamos que si ascendemos había una alta posibilidad de que se comprara el Tacon. Cuando llegué nunca me dijeron que íbamos a ser el Real Madrid sino que había un proyecto muy grande detrás de todo. Tuvimos la oportunidad de ir un día a conocer todas las instalaciones del Real Madrid y cenamos con gente cercana al club. También sabíamos que si no ascendemos, el Madrid iba a comprar al Madrid CFF. Estaban entre los dos clubes y se dio que eligieron al Tacon.

"Yo tenía que ir a danza para poder jugar al fútbol"

Ruth Bravo, jugadora del Rayo Vallecano.

Ha dicho que a su padre no le gustaba que jugase...

Mi padre quería que yo fuese modelo y bailarina (risas). Yo tenía que ir a danza para poder jugar al fútbol.

¿Cómo recuerda el rechazo de la sociedad de niña?

Me llamaban marimacho y me insultaban pero, sin mentirte, yo les respondía, les pegaba o les pinchaba la pelota.

También sufrió una lesión...

Dos días antes de viajar a la clasificación para el Mundial Sub-20 me rompí el cruzado y fue una tristeza muy grande. Dejé de jugar al fútbol durante cinco años. Estaba negada. Hasta que un día me llamaron de Boca. Yo seguía jugando con mis amigas, pero no jugaba a nivel de club. Había aparecido también gente de River y estaba entre ambos equipos. Fui a un entrenamiento de River y cuando llegué a mi casa estaba mi madre llorando y suplicando que no jugara en River. Así que fui a Boca. Ahí empezó todo lo bueno que el fútbol me puede dar.

¿Volverás a Boca?

Una siempre quiere volver a Boca. Boca tiene eso, tanto en mujeres como en hombres. Cuando te vas del club siempre tienes en tu cabeza volver a Boca y siento que no le pude dar un campeonato o jugar una Copa Libertadores. Siempre digo que no me voy a retirar en Boca porque cuando se dice que te vas a retirar parece que vas a ir cuando tu carrera está acabada, con lo último que te queda. Yo quiero volver en mi mejor momento para darte todo lo que me da el club a mí.

Le llaman jefecita algunas compañeras, ¿tiene vocación de entrenadora?

Yo siempre digo que voy a ser técnica de Boca y voy a ganar una Copa Libertadores. Después, voy a ser seleccionadora con Argentina y ganar un Mundial. Siempre lo digo y sé que lo voy a cumplir.

Se te ve cómoda en España, ¿qué es lo que más te gusta de vivir aquí?

Me gusta mucho la seguridad que tiene en España. A mí me gusta salir a caminar después de cenar y nunca he tenido miedo aquí. En mi país no lo puedo hacer. Además, me gustan mucho las opciones de alimentación que hay, la limpieza y lo amable que es la gente. Es un país en el que me gustaría venirme a vivir.