CELTA

Sisto: "Nadie sabe realmente cuándo va a volver el fútbol"

Continúa en Dinamarca un mes después de marcharse sin permiso del Celta y por carretera. En Instagram también habló de dinero, religión y comida.

Pione Sisto conduce el balón en Balaídos durante el partido entre el Celta y el Eibar.
Quality Sport Images Getty Images

El pasado 27 de marzo saltó la noticia de que Pione Sisto había llegado a Dinamarca tras romper el confinamiento sin permiso del Celta y desplazarse por carretera al país nórdico. Un mes después de haber recorrido cerca de 3.000 kilómetros en su coche, el extremo todavía no se plantea iniciar el camino de vuelta a Vigo. "Nadie sabe realmente cuándo va a regresar el fútbol", afirmó el jugador de origen sursudanés este lunes en un directo que realizó en su cuenta de Instagram.

El atacante vive al margen de las informaciones que sitúan el retorno a los entrenamientos a principios de mayo. Con sus palabras da a entender que piensa que el parón va para largo: "Tenemos que ser fuertes mentalmente y centrarnos en lo que podemos hacer mientras esperamos y esperamos".

Desde su confinamiento danés el futbolista del Celta asegura que echa de menos a sus compañeros de equipo porque "estoy acostumbrado a entrenarme con mis compañeros y a pasar mucho tiempo con ellos, a la vez que indica que el Covid-19 obligará a un cambio en el día a día: "Tenemos que adaptarnos a otra manera de vivir".

Dinero, religión y alimentación

Sisto no solo habló de fútbol en esta charla. Respecto a Vigo apuntó que para él "es un lugar perfecto. No es una ciudad grande ni pequeña y está cerca del mar. Me sorprendió mucho cuando llegué porque no la conocía. Tiene muchos sitios para relajarse y disfrutar de la naturaleza".

El internacional danés explicó su filosofía de vida respondiendo a una pregunta sobre el uso que hace del dinero: "lo gasto en cosas que me ayudan a ser mejor persona; en cuidar mi salud. Si eres rico pero siempre estás enfermo, nunca podrás disfrutar de tu dinero". Puntualizó que no es religioso y que se guía por "aspectos metafísicos y conceptos espirituales", lo que definió como "cosas que no ves, pero que puedes sentir".

Como no podía ser de otra forma, no faltaron las cuestiones sobre alimentación. Sisto, que hace un año realizó durante 21 días seguidos una dieta en exclusiva a base de fruta, eligió las "patatas dulces, los boniatos" como su comida favorita y renegó de la pizza: "Me gusta, pero si la como mi cuerpo no está cómodo".

Satisfecho con la experiencia de ponerse en contacto con sus seguidores en Instagram, se despidió anunciando para mañana un nuevo directo.