SELECCIÓN ESPAÑOLA

Cracks del Siglo XXI: Sainz, la perla que dejó ir el Athletic

Le formó hasta Cadete, pero no se sintió valorado. El Alavés estuvo rápido, le fichó y en sólo dos años debutó con el primer equipo.

Cracks del Siglo XXI: Sainz, la perla que dejó ir el Athletic
Deportivo Alavés

Borja Sainz (Leioa, 2001) es uno de esos casos en los que el Athletic puede arrepentirse durante años. Con la limitación para contratar jugadores que tienen, el caso de Borja extraña: después de formarlo en Lezama le dejaron escapar y firmó por el Alavés. El motivo fue que no se sentía valorado.

Comencemos por el principio. Borja comienza a jugar con sólo cuatro años en el Lagun-Artea, equipo de Leioa. Pronto empieza a destacar y no pasa desapercibido para el Athletic, que intenta no dejar escapar a ninguna promesa joven del País Vasco. Ingresa en la cantera rojiblanca en categoría Alevín, donde juega hasta finalizar su etapa Cadete. Es ahí cuando Sainz no se siente importante. Nunca terminó de ser titular indiscutible en el Cadete A y la propuesta que le ponen sobre la mesa no le atrae: un contrato de siete años (tres de Juvenil, dos en el Basconia y dos más en el Bilbao Athletic). Una extensión que le ‘ata’ al club, aunque con truco: el Athletic podía romperlo al finalizar cualquiera de las temporadas.

No se siente valorado y entra en acción Mikel González, director del fútbol base del Alavés y hombre de confianza de Sergio Fernández, el director deportivo del club que tan buen ojo ha tenido en los últimos años con los fichajes. El Alavés le ficha para su Juvenil B en el verano de 2017 y en apenas dos años en el club su progresión fue meteórica: el 25 de agosto, contra el Espanyol, debuta con el primer equipo con sólo 18 años, siendo el primero nacido en el Siglo XXI en hacerlo. Es un extremo rápido, habilidoso y con muy buen manejo de las dos piernas.

El Alavés, consciente de su talento y de que varios equipos están detrás de él, le renovó hasta 2023 para que se sienta en Vitoria todo lo valorado que no le hicieron sentir en Bilbao. La idea es que el próximo curso tenga ficha con el primer equipo, después de que esta campaña haya jugado ya 12 partidos en Primera a pesar de alternar con el filial.

Además de sus cualidades futbolísticas, tiene el privilegio de estar muy bien asesorado. Su padre Iñaki Sainz, alias ‘Navarro’, jugó en Segunda con el Eibar entre 1991 y 1994, mientras que su tío Carlos García estuvo once temporadas en el Athletic. Su familia sigue viviendo en Bilbao, pero él hizo las maletas para instalarse en la residencia del Alavés en Armentia. En el Athletic pueden arrepentirse durante mucho tiempo…