LALIGA SMARTBANK

La Segunda no hace amigos en los técnicos del ascenso

Salvo Jon Bolo, técnico de la Ponferradina, el resto de técnico de los equipos ascendidos han sido cesados. Borja Jiménez, Ania y Mere, el orden.

La Segunda no hace amigos en los técnicos del ascenso
Veronica Lacasa DIARIO AS

Ser entrenador de un equipo profesional es un deporte de ‘alto riesgo’. Sin embargo, si tienes la suerte de dirigir a un equipo de la Segunda española, se convierte en una constante práctica de equilibrismo entre el banquillo y el cese. Por ejemplo, sólo Jon Bolo, técnico de la Ponferradina, continúa en su puesto de los equipos que ascendieron esta campaña a Segunda.

Borja Jiménez, ex del Mirandés; Ania, ex del Racing, y Mere, ex del Fuenlabrada, ya no están en sus puestos. Tres casos muy diferentes pero con un denominador común: ninguno de los artífices del ascenso sigue en su puesto.

El Mirandés fue el primero de esta terna en cesar a Borja Jiménez del cargo de técnico del equipo sin haber llegado a debutar en la categoría de plata. Las negociaciones para la renovación por dos temporadas del técnico abulense no llegaron a buen puerto y el cinco de julio de 2019, el equipo jabato confirmaba la marcha del preparador. Su salida traería la llegada de Andoni Iraola.

Iván Ania, extécnico del Racing, dirigió al Racing las quince primeras jornadas de campeonato con suerte muy dispar. El juego de los suyos no iba acorde con los resultados cosechados y es que el Racing acumuló nueve empates, cinco derrotas y sólo una victoria, pese a su buen fútbol. El técnico del ansiado ascenso no continuó y Cristóbal Parralo fue su sustituto.

El último en ser cesado de su cargo fue Mere Hermoso, ex del Fuenlabrada. El gaditano fue el principal artífice del mayor logro en la historia del equipo azulón, el ascenso al fútbol profesional. Los suyos firmaron un inicio de temporada espectacular, instalándose en los puestos de playoff, pero una negativa racha de más de diez partidos sin conocer la victoria condenó al técnico y trajo la llegada de Sandoval al banquillo del Fernando Torres.

Jon Bolo, con su Ponferradina asentada en la mitad de tabla, resiste en su puesto dándole valor a la paciencia depositada en su trabajo por parte de los directivos del equipo berciano.