REAL MADRID

Bale se agarra al Real Madrid

El galés quiso tener un buen gesto donando medio millón de euros a los hospitales españoles. Tiene claro que quiere terminar su contrato en el Madrid en 2022.

La noticia de que Bale había donado medio millón de euros para la lucha contra el coronavirus en el Reino Unido corrió como la pólvora en los medios anglosajones. La segunda parte de la historia, que había donado otro medio millón de euros en España, tardó más en difundirse… Bale no puso empeño en que fuera así. Pensó en ese gesto como algo altruista. Pero una vez noticia la noticia, hay que interpretarla como un gesto de implicación del jugador con el país en el que lleva jugando desde el verano de 2013. Ahora se ponen en valor las palabras que dijo su agente a AS hace unos fechas: “Bale ama el Madrid, la ciudad y la vida que tiene allí”.

Según la información que ha llegado a AS del entorno del propio jugador, estos días de confinamiento han terminado por convencer a Bale de que no puede haber mejor sitio en el que terminar su carrera de primer nivel que en el Real Madrid. Tiene contrato hasta 2022, un sueldo anual de 14,5 millones de euros limpios y, a sus 30 años, un valor de mercado de sólo 32 millones de euros según la web especializada Transfermarkt. Muy cuestionado en tantas ocasiones, lo cierto que Bale ha vestido la camiseta del Madrid en 249 partidos y ha marcado 105 goles, tres de ellos en finales de la Champions: el que se hacía el empate en la prórroga de Lisboa y dos en la final de Kiev. Además, dio al Madrid una Copa del Rey ante el Valencia con su magnífica carrera ante Bartra.

Zidane le quería fuera del Madrid el pasado verano y estuvo a punto de irse al Jiangsu Suning chino. Pero el Madrid pidió traspaso y todo se torció. Después, incluso, Zidane pensó en él para formar un tridente de lujo junto a Hazard y Benzema. Ha tenido sus oportunidades, pero no ha conseguido brillar… A día de hoy, Bale tiene claro que quiere apurar su contrato en el Madrid. Y que, en todo caso, pondrá cara su salida si se le empuja a ello, ya que no querría perder su estatus salarial en ningún caso.