PRIMERA IBERDROLA

El convenio otra vez en peligro

El convenio colectivo ahora mismo pende de un hilo. El Real Decreto que da los derechos audiovisuales a la RFEF y la incertidumbre sobre si se terminará el campeonato, los problemas

Pedro Malabia, directo general de la ACFF.
FELIPE SEVILLANO DIARIO AS

EI fútbol femenino ha vuelto a saltar por los aires. Tras la complicada y larga negociación para firmar el convenio colectivo, el Real Decreto que da los lo derechos audivisuales de la Primera Iberdrola a la RFEF pone en peligro la viabilidad de los clubes. Así lo aseguró Pedro Malabia, director general de la Asociación de Clubes de fútbol femenino y director del fútbol femenino en LaLiga: “Estamos estudiando el Real Decreto con detalle. Hay unos contratos en vigor que se van a tener que respetar y cualquier incidencia será a partir de la temporada 2022-23”.

La guerra de nuevo se ha abierto por los derechos audiovisuales que trece de los 16 equipos de la Primera Iberdrola vendieron a Mediapro por tres años, de los que aún quedan dos por cumplir y parte de esta temporada. Sin embargo, este Real Decreto da la titularidad de esos derechos a la RFEF tras la reunión con el CSD y LaLiga. Para Malabia los clubes son “los legítimos titulares de esos derechos”.

“Mediapro apostó fuerte y consiguió esos derechos. Hay unos contratos en vigor y se van a tener que respetar”, sentenció. Malabia, además, explicó que la suspensión supondría un impacto económico para los clubes que alcanzaría los 600.000 euros sólo en contratos audiovisuales más las pérdidas en patrocinios. “En la Primera Iberdrola debe esperarse a tomar una decisión hasta que haya tiempo porque hay mucho en juego. Se podría empezar a finales de mayo o junio, vale la pena esperar”, explicó Malabia.

“Se ha podido firmar un convenio porque había recursos suficientes. No terminarla pone en riesgo la propia viabilidad del Convenio. Es innegable que esta crisis está sacudiendo a todos los sectores de la industria y el fútbol femenino se ha convertido en una industria”, esgrimió. Sin embargo, ya hay clubes que han mostrado una postura contraria a terminar la competición por la falta de seguridad y recursos.