LEGANÉS

El Leganés compra una ambulancia para Protección Civil

El vehículo está valorado en 80.000 euros y será financiado con los fondos que la Fundación de Leganés impulsó en el inicio de esta crisis contra el Covid-19.

0
El Leganés compra una ambulancia para Protección Civil
@CDLeganes CD Leganés

El Leganés ha hecho pública la adquisición próxima de una ambulancia que donará en los próximos días a Protección Civil para que ayude a la lucha contra el Covid-19 en esta ciudad, una de las más castigadas en España por el coronavirus. El vehículo está valorado en 80.000 euros y se ha adquirido "a petición de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil y del Ayuntamiento de Leganés", reza el comunicado en el que se ha hecho pública esta iniciativa solidaria.

La compra se ejecutará a través de la Fundación del Leganés. Este organismo es el que se está ocupando de canalizar toda la ayuda del club a las distintas instituciones sanitarias de la localidad. Hace ya casi un mes, el 25 de marzo, que comenzó esta iniciativa con el anuncio de la apertura de una cuenta bancaria en la que pedían a los ciudadanos colaborar. La partida inicial de esta cuenta fue de 200.000 euros donados por la Fundación.

Desde entonces, y según el último recuento oficial hecho público (15 de abril), se han recaudado 23.009 euros más procedentes de las donaciones que han hecho de forma anónima los ciudadanos de la localidad. Con ellos, con la aportación inicial del club, y a través de la gestión del Ayuntamiento y el Hospital Severo Ochoa, se han comprado 6.300 mascarillas además de un depósito de oxígeno y mobiliario para el hospital de campaña (ya cerrado) situado en el polideportivo Carlos Sastre de Valdepelayos. El número de cuenta dónde se puede seguir colaborando es ES08 0081 0235 7900 0196 5406.

En otra iniciativa diferente e independiente, los jugadores del Leganés también se volcaron al inicio de esta crisis con la adquisición de 25 impresoras 3-D en la que invirtieron 7.500 euros y que donaron, con la ayuda de grupos sociales de la ciudad, a la Universidad Carlos III de Madrid para fabricación de viseras de protección. Estos equipos serán donados posteriormente para su reutilización en centros educativos de la ciudad. También la plantilla se volcó con Cruz Roja local para apoyar los programas de alimentación para los menos favorecidos.