BARCELONA

El Barcelona estudia adaptar La Masia para concentrarse

Si se mantienen los protocolos de LaLiga de concentrar a los equipos como antesala del inicio de la competición, La Masia, con 78 habitaciones disponibles, es una solución.

El Barcelona estudia adaptar La Masia para concentrarse
LLUIS GENE AFP

El FC Barcelona cuenta con unas de las ciudades deportivas más modélicas y modernas del planeta, pero no está planteada en ningún caso para realizar concentraciones durante un periodo de tiempo. Al menos, no concentraciones como plantea el protocolo de LaLiga para regresar a la actividad donde recomienda, en la tercera fase de readaptación a la competición, la concentración de las plantillas durante una semana como mínimo mientras ya se están entrenando en grupos de ocho jugadores. Esta concentración se puede llevar a cabo dentro de las instalaciones deportivas o en un hotel, pero bajo la prioridad de "seguridad alta", es decir, habiendo desinfectado totalmente el local.

Dadas las circunstancias excepcionales de esta situación, el Barcelona está empezando a estudiar posibles alternativas. Y la más viable sería la de recurrir a las instalaciones de La Masia -actualmente vacías- para llevar a cabo la concentración de la plantilla. La Masia, que está dentro de la Ciutat Esportiva, cuenta con un total de 78 habitaciones: 39 individuales, 36 dobles y tres triples. Tanto los jugadores -un total de 19 del primer equipo más Ansu Fati- como los miembros del staff técnico utilizarían las habitaciones dobles pero de forma individual, mientras que el resto de empleados del vestuario podrían instalarse en las habitaciones individuales.

Se trata de habitaciones austeras, de poco más de veinte metros cuadrados, con un armario, una televisión y una mesa. Evidentemente, si finalmente se instalara el primer equipo, se harían una serie de reformas temporales en las habitaciones ocupadas, con el fin de adaptarse mejor a las necesidades de los futbolistas.

Dentro de La Masia, que cuenta con unos 6.000 metros cuadrados repartidos en cinco plantas, hay comedores, gimnasios, vestuarios, zona de aguas, cocina, sala de masajes, aula magna, despachos para dirección y hasta una sala de juegos con mesa de billar y futbolines, que permitirían al equipo poder mantener un mínimo de garantías de seguridad durante la fase de concentración. Evidentemente, se trataría de un recurso extremo y de fuerza mayor, ya que más de un peso pesado del primer equipo, como el capitán Sergio Busquets, ya ha mostrado públicamente su desacuerdo absoluto a concentrarse en la Ciutat Esportiva o en un hotel como medida de prevención.

Habrá que ver si finalmente LaLiga podrá exigir a los clubes a seguir con su protocolo o se realizarán una serie de matizaciones sobre el protocolo inicial, pero en cualquier caso parece muy complicado que los futbolistas acepten seguir a rajatabla una serie de indicaciones que hacen muy difícil la práctica del fútbol tal como la entendemos, como por ejemplo: entrenamientos en solitario en la Ciutat Esportiva, no cambiarse en los vestuarios ni ver a los compañeros o entrenarse con mascarillas y guantes.