REAL MADRID | ROBERTO CARLOS

"En diez minutos me desvinculé del Inter y me vine al Madrid"

El brasileño contó como se fraguó su fichaje por el Madrid y cuál ha sido el delantero que más difícil se lo ha puesto: "Eto'o, Joaquín... Pero el más difícil ha sido Figo. Era muy pesado".

Roberto Carlos en el Inter
Getty

Roberto Carlos repasó su carrera como futbolista, su etapa como entrenador, el futuro de Neymar y su trabajo en el Real Madrid en una entrevista retransmitida por la cuenta de Instagram de la FIFA.

Delantero más complicado: "Eto'o, Joaquín... Pero el más difícil ha sido Figo. Era muy pesado. Es el que más difícil. Fue un excelente jugador".

Gol más especial: "El gol en el Clásico fue el más especial pero el que mas marca mi carrera fue contra Francia. Algunas veces me preguntan por este gol, el balón pesaba poco, el jugador me lo facilitó y yo disparé a portería".

Clásico: "Jugar un Clásico y si haces un gol es muy grande".

Neymar: "Neymar está bien, feliz, respetando, haciendo goles, siendo humilde en el PSG que es al que quiero ver y en el futuro en el Mundial puede ser el mejor jugador del mundo".

Crecimiento de Neymar: "Neymar es un genio y hay personas que cuidan de su vida. Desde los 13 hasta los 27 estuve muy controlado. la estructura del Real Madrid te facilita jugar solo a fútbol. Tienes que estar muy concentrado y jugar a fútbol".

Influencia con Marcelo: "Son más los consejos. Marcelo es un líder, es capitán del club más grande del mundo. Cuando llegó con 17 años hablaba con él. Él ha hecho su historia bonita por él, no por mí. Es un fenómeno".

Comparación: "Marcelo puede jugar de lateral, centrocampista y extremo. Yo solo podía jugar en banda. Hoy en día no hay muchos jugadores de mi estilo. Marcelo, Filipe Luis, Lodi... Hay muchos laterales izquierdos con su estilo".

Anécdota con un jugador joven: "Siempre he sido de dar consejos a los más jóvenes. Ahora ya vienen preparados".

Jugar de extremo en el Inter: "Me puso a jugar de extremo. El problema es que yo en los primeros siete partidos metí siete goles. Me llegaron a poner de delantero en Italia en 1995 y fue cuando sufrí un montón. Hable con el Moratti para decirle que no podía seguir jugando de delantero porque en tres meses tenía la Copa América y ese día hubo una reunión con Lorenzo Sanz y en diez minutos me desvinculé y me vine al Madrid. En aquella época se hacían las cosas rápido"

Cambio en el lateral: "La Prensa española decía que era muy ofensivo. Cafú y yo siempre hemos sido muy ofensivos. Scolari cambió el sistema".

Aprender a tirar con el exterior: "Empecé con Éder Aleixo y después mira mis profesores. Con Éder era todos los días. Era suplente de Branco y me quedaba con él después de los entrenamientos".

Charla motivacional más especial: "La de Scolari en la final del Mundial con muchas imágenes de la familia y pocas de Alemania. La imagen de ver a la familia no la voy a olvidar. Del Bosque y Camacho eran muy buenos para las charlas, las hacían cortas. Luxemburgo explicaba bien los movimientos"

Tácticamente: "Luxemburgo fue el mejor. Trabajaba con mucha elegancia".

Entrenador en Turquía: "El primer entrenador tiene que ser psicólogo. Sabe lo que el jugador piensa. Hay grandes entrenadores que te enseñan sistemas, el balón parado. En la época de Capelo ponía a Hierro, Raúl, Figo, Karembeu y a mí y nos entendíamos. Cuando fui entrenador puse en práctica lo que aprendí y facilitaba el juego".

Dificultad de entrenar: "Me costó trabajar con gente normal. He jugado con grandes fenómenos. En Turquía si sabes que no eres mejor que los otros preparas la parte física y táctica y la motivación es igual que la de un equipo grande".

Posicionamiento: "Entendieron que nosotros teníamos que entrar en Europa League y puse a jugar a los 20 jugadores para que todos estuvieran felices. Eran amigos. Conseguí hacer que entendieran mi idea de fútbol y se divirtieran".

Owen: "Era un fenómeno. Me acuerdo en un Clásico que entró en la segunda parte. Le quiero preguntar si echa de menos Madrid"

Owen en el Liverpool: "Para nosotros eran ídolos. Cuando vino a jugar fue una alegría".

Mundial 2002 contra Inglaterra: "Estaba controlado porque sabíamos como jugaban, pero Bélgica no. Eran muy fuertes defensivamente. En ese partido se igualó la motivación y la calidad de Brasil".

Fracaso perder contra Bélgica: "La gente en Brasil no acepta perder. Ser segundo es ser el último. Es como si hubieras perdido toda la competición"

Seleccionador: "Estoy feliz en el Madrid y fui invitado para acompañar a la Selección como jefe de delegación".

Directivo en el Madrid: "Veo todos los entrenamientos, viajo con el equipo. Este ambiente me hacía falta y además estoy en Real Madrid televisión a pie de campo".

Vida: "Un poco de suerte, trabajo, persistencia, educación de casa. Salí de casa con 13 años y toda mi vida hasta los 35 he jugado al fútbol. Hoy estoy trabajando en el Real Madrid como recompensa".