PREMIER LEAGUE

"La Premier League corre el riesgo de convertirse en un circo"

La compra del Newcastle por parte de Arabia Saudita es una herramienta de lavado de imagen del reino, según el director de Amnistía Internacional.

St James' Park
SCOTT HEPPELL REUTERS

El director de Amnistía Internacional escribió el lunes una carta al director ejecutivo de la Premier League para advertirle de que la liga corre "el riesgo de convertirse en un circo".

En la carta muestra la preocupación por la compra del Newcastle United por parte de un consorcio que incluye el Fondo de Inversión de Arabia Saudita. Hay dos aspectos de la propuesta que no convencen al director.

"En primer lugar, Arabia Saudita es una monarquía absoluta en la que el príncipe heredero desempeña el papel de Rey y tiene el control de todos los aspectos económicos, políticos y relacionados con el extranjero. Es poco probable que una transacción comercial tan importante como la toma de posesión de un club de la Premier sucedirera sin su autorización".

Pero lo que más preocupa al director de Amnistía Internacional es el uso que el príncipe heredero ha dado al deporte. "El príncipe heredero ha estado usando los eventos deportivos como un medio para mejorar la reputación del reino tras el espeluznante asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Tales asociaciones con los acontecimientos deportivos también distraen la atención del pésimo registro de derechos humanos del reino, incluido el encarcelamiento y la tortura de mujeres defensoras de los derechos humanos, como a Loujain al-Hathloul".

El director ha comentado que hay preguntas muy serias que abordar sobre la compra del Newcastle. "Si el príncipe heredero se convierte en el propietario del Newcastle, ¿cómo puede ser esto positivo para la reputación y la imagen de la Premier League?"

"Mientras estas preguntas permanezcan sin respuesta, la Premier League se está poniendo en riesgo de convertirse en un circo para aquellos que quieren usar el glamour y el prestigio de la Premier para encubrir acciones que son profundamente inmorales, en violación de derecho internacional y en desacuerdo con los valores de la Premier League y la comunidad futbolística mundial.", concluyó el director de Amnistía Internacional.