DEPORTIVO | MANUEL PABLO

“En el Concurso era más límite todo, fueron 6 meses sin cobrar”

Manuel Pablo habla de la reducción salarial, Valerón y el confinamiento: “Gateo todo el día tras la cría, tengo las rodillas más gastadas que cuando jugaba”.

0
Manuel Pablo, posando junto a la Torre de Hércules en una entrevista para As.
JESUS SANCHO / SANCHOFOTO DIARIO AS

¿Cómo lleva el confinamiento?

Bien, dentro de lo que cabe. Tengo una cría de diez meses y estoy todo el día detrás de ella. Me tiene todo el día gateando, tengo las rodillas más gastadas que cuando jugaba al fútbol. Por suerte tengo algo de jardín y puedo estar con ella fuera. Luego, como todos. Viendo partidos históricos, series, noticias, las tareas de casa, intentar hacer algo de ejercicio…

Según pasan los días, ¿cómo cree que va a terminar la temporada?

No tenemos ninguna información especial. Creo que nadie lo sabe. El fútbol profesional quiere jugar por el impacto económico, pero en las otras categorías lo veo difícil. Cada país tiene una situación distinta. Lo veo complicado.

Hablando del impacto económico. Usted fue muchos años capitán y le tocó negociar muchas cosas. ¿Cómo ve lo de la reducción de salario?

Es normal, es algo de la sociedad y lo vemos en caso todas las empresas. Es un impacto económico a nivel mundial. Todavía no hay nada concretado con el club, pero se está mirando.

A usted le tocaron momentos difíciles con el Depor al borde de la desaparición, la ley concursal… ¿Qué ve más complicado, aquello a lo de ahora?

Aquello era una situación más límite. Primero porque eras tú solo, un problema tuyo con una gran deuda detrás. Estuvimos seis meses sin cobrar, fue algo muy difícil dentro del vestuario. Ahora es a nivel global, muy complicada, pero que le toca a todos.

Vamos a su equipo, el Fabril. ¿Cómo valora la temporada?

Tenemos un equipo joven. Eso lleva a cometer errores y perder partidos que no deberíamos. Casi regalamos algunos por falta de experiencia. Hemos estado desacertados en algunos partidos en la finalización, eso nos está costando. El nivel además es alto, pero creo que hay que apostar por la juventud y que la edad de maduración sea más temprana aunque eso te complique para competir a veces. Pero es un filial y ganas en otras cosas, como la formación y que los jugadores crezcan más rápido.

El Depor mira al Fabril y el Fabril al Juvenil, Cadete… ¿Hay mimbres de futuro en esas generaciones?

Sí, hay jugadores interesantes en Juvenil y Cadete, y también en el Fabril como Gandoy o Valín. Llevan ya dos o tres años compitiendo, siendo constantes. No se pueden dar saltos en diez días, hay que avanzar en ese nivel competitivo.

Usted está de segundo en el filial, Donato representado al club, Fran podría llegar para dirigir la cantera, Valerón también… ¿Volvemos a era la Champions?

Creo que el club busca jugadores que hayan sido referentes, que la afición pueda ver cercanos. Pero a la vez tiene que haber un trabajo detrás. Al principio siempre es bonito, pero luego llega la exigencia.

¿Cree que el Depor se ha perdido mucho tiempo y desperdiciado a muchos ex en estos últimos años?

No lo sé, es complicado. Hubo momentos en las que no había casi caras visibles de esa etapa. Pero el club mira muchas cosas y a lo mejor hace un tiempo era pronto. El club tiene su estructura… lo que sé es que la gente agradece tener caras visibles, pero si el trabajo no sale luego eso es igual.

El año que viene, ¿tándem con Valerón en el banquillo?

A mí me gustaría que viniera por él y por el club. Ha sido muy importante en el Deportivo, incluso en las etapas complicadas. Siempre dio la cara. Yo era capitán, pero él la cara visible del proyecto. Pienso que él tiene que estar aquí. Él quiere estar aquí y el club quiere traerlo. Ojalá se dé esta vez porque otras veces se habló y no salió.

Entender, se entienden…

Estuve con él en el curso de entrenadores y lo hicimos juntos, éramos pareja en todo. Vemos el fútbol de forma muy similar. Yo estoy muy cómodo con él. La forma en que venga casi es igual, lo principal es que esté en el Deportivo.

Y en su manera de ver el fútbol como entrenador, ¿qué es lo que ha ido asimilado de otros técnicos?

Picas de todo un poco, incluso de tu forma de jugar como futbolista y los compañeros que tuviste. Todo el mundo tiene una idea común: hacerlo bien. Lo sencillo suele ser lo complicado. Llevo cuatro años formándome, desde la época de Cristóbal Parralo. Me faltaba ese paso y fui aprendiendo el trabajo de la semana, trabajar a más largo plazo…

¿A qué entrenador le gustaría parecerse?

Me gusta mucho el Liverpool de Klopp por su ritmo y cómo juega. Ese ritmo alto y jugar bien. Jugar bien es jugar bonito, pero tampoco que tengas que hacer un fútbol excelso. Me gusta mucho también el Getafe de Bordalás. Cómo estructura la presión, ideas claras… juega bien. No dices cómo la tocan, pero es un equipo reconocible en el que se ve la mano del entrenador. Eso es lo que me gustaría, ser reconocible.

Usted fue lateral y seguro que varios entrenadores le comieron mucho la oreja desde la banda. ¿Es de esos ahora que es técnico?

Soy exigente, de estar encima. Pero ya lo era de jugador. Al final de mi etapa lo hacía, al principio no porque tenía gente muy importante por delante. Creo que ayuda. Das un grito y el jugador reacciona, puede ganar un balón, cubrir un desmarque... No los vuelvo locos, es sólo mantenerlos en tensión. Sobre todo si los ves dormidos. Me sale de forma natural, pero no decirles todo como si fuera el mando de la Play.

Hablando de la Play, que ahora está de moda. ¿No se anima? A usted no se le daba nada mal…

Ahora están las nuevas generaciones. Ya la abandoné, o ella me abandonó a mí. Pero en mis buenos tiempos… Me hubiese gustado que entonces hubiese estos torneos.