REAL VALLADOLID

"Volveremos a volar y a vivir en libertad"

Rubén Alcaraz reflejó la soledad de estos días y confesó que echa de menos a su familia. Concentrado en entrenarse lo mejor posible, ve pasar los días esperando que se vuelva a jugar al fútbol con seguridad y con la garantía de salud

Valladolid
0
"Volveremos a volar y a vivir en libertad"
J. L. Rojí

Siguen pasando los días y los efectos del confinamiento y aislamiento social se empiezan a notar después de un mes; las ganas de volver a relacionarse en persona, de salir a la calle e incluso, ¡quién lo iba a decir! de trabajar, es lo que vamos teniendo todos. Los jugadores del Real Valladolid son participes de esta situación y Rubén Alcaraz nos contaba que "estoy bien, lo importante en esta situación es tener salud y además puedo decir que tengo suerte, porque mi familia que está toda en Barcelona están todos sanos, así que doy gracias de que todos estemos bien".

La situación de la plantilla es idéntica, todos están en Valladolid esperando que esto pase, todos excepto Stiven Plaza que se fue a Ecuador, pero a la vez se dan distintas circunstancias. Los hay que tienen familia con ellos, los hay que tienen pareja, otros tienen una casa más grande y otros como Alcaraz están solos y en un piso normal: "Todos los compañeros están en Valladolid, cada uno en su casa. Mi situación y la de algún compañero más es esa, estamos solos, sin pareja o familia en Valladolid y eso es lo que más duro se está haciendo. Estar sólo tantos días cuesta mucho, pero hay que ser fuertes y pensar que pesa más la salud que el aburrimiento". Esos momentos de soledad en los que las paredes de la casa parecen estrecharse hay que superarlos buscando apoyos: "Lo primero es que tengo una familia muy cercana y siempre estamos en contacto por vídeo llamada o mensaje; como llevo ya tiempo lejos de casa, estoy acostumbrado a esa comunicación. Otro apoyo es la motivación de que pueda reanudarse la Liga y por ello ocupo gran parte del tiempo entrenando ya que es muy importante trabajar aunque sea en casa y estar preparados para lo que venga".

En estos días algunos futbolistas presumen de casas, jardines interminables con piscinas y gimnasios súper profesionales, pero son los menos y lo habitual es que tengan que ejercitarse como cualquiera de nosotros en un piso de 50 metros, ya que la provisionalidad de sus empleos no les hace comprar grandes viviendas, amén de que sus sueldos están lejos de esas estrellas más mediáticas: "En el fútbol profesional hay dos clases de jugadores; unos son de primer nivel que son los que estamos viendo en la televisión, con grandes gimnasios repletos de máquinas, jacuzzi, saunas; luego hay otra clase de jugadores como nosotros, de la clase obrera y que tenemos los recursos suficientes para entrenar. Yo vivo en un piso e intento hacer todo lo posible para prepararme por si hay que volver a jugar, pero es evidente que no todos tenemos los mismos recursos. Además de los medios que nos proporcionó el club, yo me he comprado una cinta de correr por mi cuenta".

El aburrimiento y el exceso de tiempo nos puede llevar a todos camino del frigorífico, pero para los profesionales es un lujo que no se pueden permitir: "La alimentación es una parte muy importante para nosotros; ahora mismo no estamos quemando las calorías que quemas compitiendo. El nutricionista es muy cercano a nosotros y lo que intentamos es cuidarnos mucho; en mi caso estoy haciendo un máster en la cocina intentando comer todo lo sano que puedo y mantener el rendimiento".

La rutina diaria también requiere disciplina, desde el entrenamiento diario, la comida, el descanso y el contacto con amigos y familia: "No os voy a sorprender; Tenemos una guía de entrenamientos que nos pasa el club cada semana y estamos en contacto con el cuerpo técnico; intentamos hacer todo lo mejor posible, como nos marcan. Incluso el aburrimiento te lleva a entrenar por las tardes aunque no esté previsto en el planing. Además intentamos estar en contacto con los compañeros y con la familia cada tarde, sin olvidar darle fuerte al Netflix y a otras plataformas de televisión que es lo que toca".

Cada uno nos estamos apañando para hacer la compra y pasar el mínimo tiempo posible en la calle: "Intento cuando voy a comprar llenar el carro porque cuanto menos salgamos a la calle, mucho mejor. Yo lleno el carro como si tuviera una familia de cinco hijos y aguantar los más días posibles sin salir". Las horas de tele, de radio y de internet incluyen la información que recibimos todos. Alcaraz está pendiente de lo que pasa, pero sin llegar a la sobre información: "Me gusta recibir píldoras de información; creo que llevamos un tiempo con noticias nada buenas y prefiero aislarme un poquito, escuchar lo menos posible y esperar que ojalá todo esto vaya a mejor".

El Real Valladolid reaccionó rápido y planificó esta situación en cuanto comenzó a producirse para que sus jugadores no estuvieran aislados y que contaran con los recursos necesarios: "El club se está portando muy bien con nosotros. Todo lo que hemos necesitado y hemos pedido nos han ayudado, no solo el cuerpo técnico o nutricionistas, sino la gente que trabaja en el club".

Cada uno de nosotros tenemos en mente lo que más echamos de menos; para un futbolista puede ser el ver cada mañana a sus compañeros, el césped, el balón, jugar partidos, pero para Alcaraz hay una palabra clave: "Libertad... echo de menos todo en general. El prohibirnos de un día para otro todo lo que hacemos normalmente es muy complicado y duro; tienes que ser mentalmente muy fuerte para estar todos estos días metido en casa. Echo de menos poder correr 30 metros seguidos, echo de menos compartir con mis compañeros, ver a mi familia... echas de menos tantas cosas...".

Hablar de fútbol y de cuándo volverá la Liga parece algo secundario, pero es un tema en el que hay que pensar, también para mantener el ánimo alto y más hablando con alguien que es profesional y que vive del fútbol: "Cada día que te levantas te lo preguntas y no sabemos qué es lo que pasará mañana, pero lo que está claro es que lo primero es la salud de todos. Ojalá consigamos entre todos parar esta pandemia, pero es cierto que mi trabajo es jugar al fútbol y no sabemos cuándo podrá volver a jugarse partidos. Lo único que podemos hacer es cumplir las reglas e intentar estar preparados para jugar cuando nos digan. Nos crea incertidumbre e incluso nerviosismo saber si se va a reanudar la Liga o no. Si se reanuda, a nosotros nos tienen que garantizar la salud al 200%, pero también la de nuestros aficionados, que nosotros jugamos para ellos. Un fútbol sin público es diferente".

El Real Valladolid renunció a la posibilidad de hacer un ERTE y los jugadores han negociado bajarse el sueldo si se reanuda la Liga para ayudar al club: "Somos un equipo, vamos todos de la mano y esto lo tenemos que solucionar entre todos y por eso estamos dispuestos a ayudar al club en todo lo que haga falta".

Salud, familia y libertad... tres conceptos básicos en la charla con Rubén Alcaraz que tiene claro lo primero que hará cuando esto acabe: "Ir a ver a mi familia a Barcelona, que estén bien, poder dar un abrazo a mis padres y a mi hermano... poder estar con ellos y tener una comida de las que hacemos siempre".

Rubén Alcaraz es consciente de la influencia que tienen sus palabras para los aficionados, jóvenes y mayores y por eso quiso acabar la conversación así: "Animo a la gente a que se quede en casa, que juntos saldremos de esta situación por difícil que nos parezca ahora y estoy seguro que nos hará más fuertes. Volveremos a volar y a vivir en libertad".