MIGRANTES DEL BALÓN

En busca del nuevo James

Los españoles Carlos Torres y Carles Vidal trabajan en el primer Envigado posterior a la lista Clinton. En sus manos están las próximas estrellas del fútbol colombiano.

Carlos torres envigado cantera colombia españoles extranjero mundo migrantes balon james
Envigado Twitter

James Rodríguez, Juan Fernando Quintero, Freddy Guarín, Dorlan Pabón, John Córdoba o Giovanni Moreno. Son solo algunos de los futbolistas que han pasado en los últimos años por las 'fuerzas básicas' de Envigado. Allí trabaja como coordinador y metodólogo Carlos Torres, a quien el club reclutó desde el Torre Levante para mejorar la formación de sus futbolistas. "No es ningún secreto que Envigado tiene la mejor cantera de Colombia, pero sus mejores jugadores han necesitado en los últimos años un club puente a Europa. El objetivo de nuestro trabajo es mejorar su formación y prepararlos para dar directamente el salto al fútbol europeo", desvela el español, a quien acompaña en su tarea Carles Vidal: "Cuando llegó la propuesta pensé: 'Colombia, Medellín, tan lejos de casa... Pero si no me voy ahora no me voy a ir nunca'. Dos años después aquí estoy, haciendo análisis individuales de cada jugador y formando entrenadores para que ellos puedan modelar mejores futbolistas".

Carlos, el primero en llegar, se encargó de evaluar el modelo de juego del club. "Tenían claras las premisas, pero no había ningún documento que las reflejara. Las desarrollamos y, desde entonces, cualquier equipo de Envigado es reconocible", descubre el ex del Torre Levante, quien cuenta a su cargo con entre 350 y 400 niños procedentes de todos los rincones de Colombia. "Damos la oportunidad de que niños sin recursos cumplan su sueño de ser futbolistas. Hay familias cuyo proyecto de vida es Envigado. No tienen otras salidas. Tenemos desde equipo sub-9 hasta sub-20 y ninguno de los jugadores paga nada, el club solo reclama una cosa: amor por la camiseta", añade Vidal.

"Antes de salir de la lista Clinton entrenábamos con la equipación de los partidos porque no había dinero para más"

Carlos Torres, metodólogo en Envigado

Ya han pasado dos años desde que Envigado salió de la lista Clinton, la cual agrupa a personas y entidades a las que Estados Unidos y más concretamente la DEA -Administración para el Control de Drogas- relaciona con el narcotráfico. Durante un tiempo, el club en el que se formaron James, Quintero o Guarín fue la máscara de la temible Oficina de Envigado, la banda que heredó las actividades delictivas del Cártel de Medellín. El que fuera su presidente, Gustavo Upegui, fue socio de Pablo Escobar y en 2006 perdió la vida a manos de sicarios. Pero todo eso es ya parte del pasado. En 2018 Envigado abandonó la lista Clinton y todo es más fácil desde entonces. "Fue un cambio enorme. Llegaron patrocinadores y las cuentas, que estaban congeladas, recibieron el dinero de los traspasos a Europa. Ahora contamos con muchas más herramientas", detalla Carles Vidal. "Antes entrenábamos con la equipación de los partidos porque no había dinero para más", recuerda Torres.

Tras abandonar la lista Clinton y cambiar de propiedad Envigado está, por fin, centrado única y exclusivamente en formar futbolistas. Tanto Torres como Vidal coinciden en que uno de los próximos canteranos en dar el salto a un grande será Jhon Jader Durán, un delantero de 16 años que ya ha debutado y marcado en el fútbol profesional: "No es el que tiene mayor proyección, pero sí el que está más cerca de despuntar". También hacen hincapié en el nombre de Yaser Esneider Asprilla, aunque es Yeison Guzmán quien ya se ha convertido en una realidad: "Es el '10' del primer equipo. Hace mucho que dejó de ser una promesa y solo tiene 22 años".

Carles Vidal y Carlos Torres, con Iván Angulo, canterano de Envigado traspasado a Palmeiras

Es precisamente esa, la de mediapunta, la posición que más abunda en la 'Cantera de los Héroes': "Muchos jugadores quieren jugar ahí porque admiran a James, Quintero o el Pibe Valderrama, pero intentamos que sean polivalentes por si se encuentran con algún entrenador que juegue sin enganche. Los situamos por fuera o de interior, donde se sientan más cómodos. Modric, Kroos, Parejo... Les hacemos ver que hay muchos jugadores que han tenido que adaptarse a otras posiciones. Si lo hacen bien triunfarán, porque tienen talento. Pero si no lo pasarán mal, como James", detalla Carlos Torres. "Intentamos formarlos y que el propio crecimiento les sitúe en una u otra posición, pero aquí James es un talismán y todos quieren llevar el '10'", completa Carles Vidal.

Las 'fuerzas básicas' de Envigado suministran al primer equipo el 80% de sus futbolistas. "El resto de la plantilla está compuesta por veteranos que también ayudan en la formación de los jugadores", desvela Vidal. El club con sede en el valle de Aburrá, en Antioquia, no gasta dinero en fichajes. Ni siquiera lo pretende. "La gente a veces pregunta por qué Envigado no lucha por los títulos. No lucha porque todos los jugadores que despuntan se venden. Somos un club formativo. Y aunque suene duro para que Yaser Asprilla pueda debutar en Primera necesitamos que Yeison Guzmán se vaya. El objetivo del club es formar jugadores que acaben triunfando en Europa", sentencia Carlos Torres. La búsqueda del nuevo James continúa.