INTERNACIONAL

El primer ministro esloveno carga contra Ceferin: "La Champions fue un acto criminal de propagación"

Las críticas de Ceferin sobre la gestión del coronavirus por parte de su gobierno han encontrado la respuesta del premier, que ataca a la UEFA y a los partidos en Italia y España.

Janez Janša y Ceferin.

Las palabras de ayer de Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, le han abierto un nuevo frente doméstico. El dirigente, en una entrevista al diario Ekipa24, explicaba en una parte de su intervención el panorama futbolístico que se deriva de la crisis del coronavirus. En concreto, sobre España, veía la botella medio llena. "Soy optimista de que veremos la conclusión de LaLiga, soy optimista de que veremos la conclusión también del campeonato italiano, y soy optimista en general. Por supuesto, no puedo garantizar nada, no puedo prometer nada. Todo dependerá de la situación en cada país, todo dependerá de si las circunstancias son lo suficientemente seguras como para que jugar al fútbol no ponga en peligro a nadie", explicaba.

El gestor del máximo organismo del fútbol europeo también fue preguntado en la misma entrevista por la situación en su país y ahí se mostró crítico por la gestión de la crisis por su pesimismo y oscurantismo, a su juicio. "Tienen que decir que la situación es grave, pero al mismo tiempo deben dar optimismo, esperanza a la gente. No podemos decirle a la gente todos los días 'que debe  explotar hoy y que mañana empeorará'. No podemos hacer esto, la gente se volverá loca. No podemos hablar así, porque la epidemia terminará. Conozco a los eslovenos, tengo la información: respetamos muy bien todas las medidas. Tenemos que darle a la gente un enfoque positivo. La situación debe acabar, de otra forma se colapsará la economía. La gente tiene que ser informada de forma positiva de cómo alcanzar el objetivo unida, no de forma apocalíptica", sentenciaba Ceferin apuntando directamente al gobierno que dirige Janez Janša, a quien han sentado francamente mal sus palabras y a las que ha respondido con dureza.

En Eslovenia se observa la refriega como venganza política, ya que hay una corriente que aguarda la irrupción en dicho escenario de Ceferin, una vez concluya su paso por el fútbol. Sea como fuera, Janez Janša, primer ministro esloveno, se ha despachado contra su paisano y la UEFA duramente, apuntando al egoísmo, al dinero y a los partidos que se jugaron en España y en Italia, en referencia clara al Atalanta-Valencia. "Fue un acto criminal irresponsable, incluso más, de propagación del peligro, que no se limitó a Eslovenia. Desde conciertos hasta espectáculos de fútbol en Italia y en España, el virus se ha propagado rápidamente por Europa y decenas de miles han muerto y seguirán muriendo. Algunos conciertos y partidos de fútbol no fueron cancelados debido a la codicia por el dinero, incluso después de que la Organización Mundial de la Salud retrasara su declaración de pandemia", esgrime Janša como respuesta.

Piden a Ceferin que se meta en política.

La figura de Ceferin en su país sube como la espuma. El presidente de la UEFA fue preguntado por su posible llegada a la política por Ekipa24 y no lo descartó. "No sé, es difícil de decir. Nunca me comprometí a pensar en ello. Todavía no he considerado la posibilidad de opositar a ninguno de los puestos estatales. He recibido algunos mensajes y llamadas, pero por ahora soy el presidente de la Federación Europea de Fútbol y solo estoy pensando en esto", afirma. Su posición parece incomodar a la actual clase política y las críticas directas se ven como una amenaza. Ceferin, además, se ha implicado en la lucha contra el coronavirus consiguiendo la donación, sin que Eslovenia tenga que pagar un solo euro, de 200.000 mascarillas, 20.000 test y 10 respiradores de parte de su amigo Jack Ma, presidente de Alibaba.