DORTMUND

El Dortmund convierte su estadio en un hospital

El estadio más grande de Alemania se convierte en un hospital que servirá para realizar diagnósticos a aquellos pacientes que presenten síntomas.

El Dortmund convierte su estadio en un hospital
Dortmund

El estadio más grande de Alemania se ha convertido en un hospital. En plena crisis del coronvirus, el Borussia Dortmund no ha dudado en poner su granito de arena y ha puesto el Signal Iduna Park (con capacidad para 81.365 espectadores) a disposición de las autoridades sanitarias de la región para que éstas lo utilicen como un centro hospitalario más. Tal y como anunció el BVB en su página web, el fondo norte del campo será completamente adaptado para poder acoger a todo tipo de pacientes a partir del sábado. Las puertas del hospital negriamarillo abrirán todos los días de 12 a 16 horas. Servirá exclusivamente para atender a pacientes con síntomas relacionados con el covid-19.

“Nuestro estadio acapara los focos de la ciudad, es centro neurálgico de todos y, gracias a sus condiciones técnicas, infraestructurales y espaciales, el lugar ideal para ayudarle de la manera más activa a todos aquellos que puedan estar infectados por coronavirus, sufran problemas respiratorios o simplemente tengan fiebre. Es nuestra obligación y nuestro deseo hacer todo lo posible para socorrer a estas personas“, fueron las palabras de Hans-Joachim Watzke, director general del Dortmund, publicadas en la web del segundo clasificado de la Bundesliga.

En el improvisado hospital del Borussia se llevarán a cabo diagnósticos de todo tipo para evaluar el estado de los pacientes que acudan a hacerse las pertinentes pruebas. Será entonces cuando el personal sanitario decida si el paciente puede seguir recibiendo tratamiento ambulatorio o será trasladado a servicios hospitalarios. También se podrán obtener recetas médicas y partes de baja. El Borussia ya publicó algunas fotos en su web en las que se ve al personal sanitario ultimando detalles en las mini consultas antes de que sean abiertas al público el sábado. Siguiendo el ejemplo del Real Madrid, que ha convertido el Santiago Bernabéu en un almacén para material sanitario, el Dortmund también convierte su coliseo en un fortín contra el virus.