ATLÉTICO DE MADRID

Lemar, un año a cero

El francés marcó su último gol con el Atlético el 20 de abril de 2019 y dio su última asistencia cuatro días después. Puede salir del club en verano.

Lemar controla el balón con el Atlético.
JAVIER GANDUL DIARIO AS

Thomas Lemar no ha conseguido dar el paso adelante que se esperaba para la temporada 2019-20. Si su discreta primera campaña en el Atlético se entendía de adaptación, en lo que va de curso, disputado hasta el frenazo de toda competición provocado por la crisis sanitaria del coronavirus, no ha ido a mejor. Es más, su rendimiento ha involucionado. Tanto es así que en este mes de abril se cumplirá un año sin goles ni asistencias del futbolista de 24 años. 

Desde su llegada al club en el verano de 2018 está la sensación de que la confianza de Lemar ha ido decayendo partido tras partido y su etapa rojiblanca ha caído sin freno. El francés llegó al equipo como el fichaje más caro de su historia (70 millones, cifra que superó João Félix este verano con sus 127,2 M€) después de proclamarse campeón del Mundial y dejó un debut oficial fantástico con un gran rendimiento en la Supercopa de Europa contra el Real Madrid. De ahí, pidiendo el balón en cada jugada, regateando, mostrándose, rompiendo líneas con sus pases y esperanzando a la afición como el jugador que podía retomar el papel de Arda Turan como pausa, calidad y tempo del equipo desde la banda, ha pasado a un futbolista tímido e intrascendente.

Lemar cerró la temporada 2018-19 con 43 partidos disputados, 31 de ellos de titular, 2.613 minutos jugados (el séptimo fichaje de la era Cholo que más juega en su primer año), tres goles marcados y seis asistencias. Su último tanto conseguido el 20 de abril para dar la victoria al Atlético en Ipurua ante el Eibar y su último pase de gol el 24 de abril, cuatro días después, con un centro medido para el cabezazo de Griezmann ante el Valencia. Dos buenos partidos consecutivos, con especial brillo ante el conjunto che, que reactivaron las ilusiones de ver una buena versión del galo, ya que dejó destellos de una calidad brutal. 

Una calidad que plasmó con una magnífica asistencia a João Félix en pretemporada que sirvió para derrotar a la Juventus y que dio esperanzas para ver al mejor Lemar en su segundo ejercicio, ya sin su valedor Griezmann en la plantilla. Sin embargo después de iniciar el curso como titular en el centro del campo, formando un frente de ataque con João Félix y Diego Costa y pasando a participar en varios partidos desde la mediapunta, fue perdiendo relevancia hasta acabar relegado al banquillo con la explosión de Correa, que saliendo desde el banquillo aprovechaba cada minuto que le robaba al francés. 

Menos de la mitad de valor de mercado

Simeone nunca ha tirado la toalla con Lemar y ha continuado dándole oportunidades. La última, incluyéndole como gran sorpresa en el once para recibir al Liverpool tras dos meses sin ser titular. Y ante los ingleses estuvo bien, serio en defensa, conciso con balón y ayudando a la mejor versión del curso de Lodi... hasta caer lesionado y tener que ser sustituido en el descanso. En ese 18 de febrero llegaron sus últimos minutos del curso, aunque superó sus problemas físicos para estar en Anfield y ver desde el banquillo la victoria y la clasificación a cuartos mandando a la grada a Vitolo. 

En los 1.035 minutos que ha disputado este curso Lemar no ha aportado ningún gol ni ninguna asistencia. Unas cifras nulas para un fichaje con tantas expectativas puestas a su llegada. Su valor de mercado ha descendido para la página especializada Transfermarkt desde los 70 millones a los que ascendió en su incorporación a los 30 que cayó en marzo. Un desplome que dificulta la posibilidad de que el Atlético recupere la inversión realizada para hacerse con uno de los jugadores más prometedores de Europa. 

Lemar controla el balón durante el partido contra el Liverpool en el Wanda Metropolitano.

A sus 24 años todavía tiene mucho futuro por delante, pero su cartel cada vez brilla con menos fuerza. El Atlético afronta un verano sin grandes movimientos en su plantilla, con las incorporaciones reñidas al ingreso obtenido por las ventas. Y Lemar puede ser uno de esos jugadores que aporte una inyección económica para poder reforzar el equipo. En la Premier League tiene nombre, con equipos como el Arsenal o el Manchester United interesados, pero las cifras que se manejan están alejadas de esos 70 millones pagados.

Si todo transcurre en el mejor de los casos, y la competición se puede reanudar para finalizar LaLiga y disputar la Champions,Lemar tendrá unos últimos meses para reivindicarse y ganarse la opción de seguir o levantar el interés de equipos de máximo calado. Con el aplazamiento de la Eurocopa a 2021, el galo tiene que aumentar su rendimiento para seguir entrando en los planes de Deschamps. Por el momento Lemar está firmando una temporada que en cuanto a sensaciones y estadísticas está muy alejada de las esperadas.