REAL MADRID

Un Real Madrid anticrisis

La pandemia sacudirá el mercado, pero afectará menos al club blanco, que ha levantado una columna vertebral de futuro con contrato para el próximo lustro. Premio a su nueva filosofía...

Los expertos coinciden: el fútbol no será el mismo tras la pandemia del coronavirus. Para empezar, los próximos mercados de fichajes vivirán las secuelas y ahí, los clubes que mejor hayan preparado su futuro, tienen una enorma ventaja sobre el resto. Y el Real Madrid tiene hechos los deberes. La larga resaca que dejará el coronavirus pillará al club blanco con una sólida columna vertebral de futuro ya construida: tiene atado casi un once para los próximos cinco años. Valverde, Odegaard, Vinicius, Kubo... y estrellas consagradas atrás (Courtois) y arriba (Hazard). Mucho donde elegir. Un Madrid blindado.

El Real Madrid y Zidane tienen titulares y recambios para los próximos años. Premio a la filosofía reciente de la entidad. "Hay que fichar a las futuras estrellas antes de que exploten y su precio se dispare compitiendo con clubes como el City, el PSG...", viene resumiendo, en privado, el club blanco. Un plan que ahora, por culpa del inesperado coronavirus, cobra vigencia...

Courtois y Mendy, titulares y a largo plazo

En la retaguardia, pase lo que pase con el futuro de veteranos como Ramos y Varane (ambos tienen que renovar, siendo el capitán el caso más sensible), la portería ha encontrado estabilidad poco a poco con Courtois. El belga tiene contrato hasta 2024 y una vez finalizado ese vínculo sólo tendría que 31 años. La portería ha dejado, aparentemente, de ser el vaivén en que se había convertido desde 2012. Justo por delante, en la defensa, Mendy evita que la irregularidad reciente de Marcelo sea un problema. El francés tiene cinco años más de contrato y la bendición de Zidane. El centro de la zaga, pese a que su primer año ha sido gris, está asegurado con Militao (22 años y también atado hasta 2025), uno de los centrales de confianza de Tite en la selección brasileña.

Una medular en brazos del 'Pajarito'

Es una zona crítica para cualquier club, pero bajo control en el caso del Madrid. Casemiro, totalmente imprescindible para Zidane, tiene tres años más de contrato. Aterrizó en el Madrid hace siete años y apunta a futuro capitán, su renovación parece cuestión de tiempo. El punto clave es la estabilidad que asegura Fede Valverde. "Va a ser futbolista del Madrid para una década", insistían altos responsables del Madrid hace dos veranos, cuando parecía no tener espacio en el equipo. Esta temporada extraña le ha confirmado. Tiene contrato hasta 2025 y su cláusula, como la de todos los jóvenes blancos, es inasumible para cualquier otro club. 

El arte de Odegaard y Kubo

El aporte de talento puro en el centro del campo está asegurado con Odegaard y Kubo, dos de los cedidos. El noruego amplió hasta 2023 antes de irse cedido a la Real Sociedad pero su sintonía con la dirección madridista es absoluta. Su padre, Hans-Erik, mantiene una relación fluida con el Madrid y el chico llegó a la entidad con 16 años... Extender ese contrato no debería suponer un problema. Una zurda que hace (aún más) prescindible a James y el Madrid tiene otra en Kubo. El nipón es una carta no tan inmediata (tiene 18 años y contrato hasta 2025) y con más margen para mejorar antes de volver. También hay que tener en cuenta su condición de extracomunitario, pero el club ya trabaja en el pasaporte comunitario de Vinicius.

Hazard y el brasileño Rodrygo.

Brasileños más Hazard...

Arriba, el Real Brasil es el futuro. Vinicius, Rodrygo y Reinier, tres joyas que ni siquiera han cumplido aún 20 años. Los dos primeros, amarrados hasta 2025; Reni, como le conocen en el Castilla, incluso más, firmó hasta 2026. Jugadores que supusieron un esfuerzo (115M€ en total) pero esa apuesta puede arrojar dividendos antes de lo previsto. Están arropados por el recuperado Asensio (contrato hasta 2023) y sobre todo el último gran crack en llegar al Bernabéu: Hazard. El belga ha visto diezmada su primera temporada por la lesión en el tobillo y su posterior recaída, pero tiene cuatro campañas más como madridista. El futuro de la ofensiva blanca está en sus pies.