MERCADO DE FICHAJES

Adiós al derroche en el fútbol

Los expertos apuntan a un cambio en el modelo económico. Algunos proponen limitar el precio de los fichajes y el sueldo de los jugadores.

Fin a los fichajes de 100 millones o más
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT AFP

Llegan tiempos de austeridad al fútbol. El coronavirus ha descuadrado los presupuestos de los clubes, a los que se les ha cerrado el grifo de ingresos (derechos de televisión, entradas, abonos, marketing...) e intentan sobrevivir aligerando el gasto en los salarios de sus jugadores y trabajadores. Los expertos consultados por AS aseguran que el impacto de la pandemia podría ser un punto de inflexión para un modelo económico que ha llegado a hacer traspasos por 222 millones de euros (el de Neymar al PSG) y sueldos de hasta 8,3 millones al mes (Messi, según L'Equipe). Ahora, son varias las voces las que vaticinan que la burbuja económica del fútbol se va a desinflar y apuestan por limitar los traspasos y los salarios de jugadores.

Gay de Liébana, catedrático en economía, es el primero en analizar esa burbuja: "Todo el mundo del fútbol está asustado y puede haber pinchazo. Habrá prudencia y cordura en el mercado porque no entra dinero. Quizá nada vuelva a ser como antes". Jaime Fortuño, Cofundador de MBP School of Coaches, cree que será una bajada del mercado que podrá recuperarse en los próximos años: "Se va a deshinchar, pero volverá. No es un problema del fútbol como negocio. Los superfichajes desaparecerán sólo un año o dos. Ahora será difícil ver grandes fichajes y los clubes se van a pensar hacer grandes inversiones, aunque fichar un Mbappé o Neymar te ofrezca un gran retorno. También afectará a los que quieren vender jugadores como Dembélé y Coutinho y no lo acaben haciendo porque sería por menos de 100 millones".

Carles Murillo, presidente de la Sociedad Española de Economía del Deporte, también apuesta por la austeridad en el próximo mercado y por una reformulación en el sistema: "La burbuja se hincha en la medida que aumenta la demanda y el fútbol ha estrujado la gallina de los huevos de oro con tantos partidos. En la vida estas situaciones te hacen repensar las cosas. Más de uno se pensará en situar las cosas en un entorno más razonable económicamente. No veo factible que se pague mucho por jugadores, salvo los clubes que tienen detrás a personas con muchas reservas. Habrá una devaluación de los precios por jugadores. Este sería el momento para que transitoriamente se imponga una limitación de fichajes al estilo norteamericano. Limitar los salarios y los traspasos. Aunque tendría que ser a corto plazo como medida de choque".

Un escenario que afectaría a los agentes, que cobran un porcentaje de los traspasos de los jugadores. José Antonio Martín 'Petón', consejero delegado de la agencia de representación Bahía Internacional, aunque ya no se encuentra en primera línea de este negocio, apuesta por el camino: "El coronavirus puede airear el fútbol. Es un buen momento para buscar el sentido común y poner orden. Se estaba creando una élite de 5-6 equipos disparatada contra los que nadie puede competir. No les puedes negar que tengan unos ingresos superiores, pero sí obligarles a que gasten parecido a los demás. Aún así tendrían un margen de superioridad respecto al resto, pero no tan obsceno. Es una cuestión de mayorías sensatas y puede que se vean obligados a ello. El Barcelona tiene un riesgo de liquidez severo y a lo mejor tiene que ser quien dé el paso". "Las circunstancias apuntan a una oportunidad para dar cordura a este aspecto. Se ha sido muy generoso y desprendido. Será una época de reflexión y reajuste. Los contratos se van a adecuar a este escenario y se incluirán nuevas cláusulas para que poner variables de que si no hay actividad, no cobras", añade Liébana.

Manuel García Quilón, otro de los grandes agentes de futbolistas españoles, no comparte limitar el mercado: "Esta crisis va a reducir los ingresos y frenar la inversión en jugadores. Pero limitar el mercado no tiene cobertura jurídica. Dentro de los parámetros legales, cada uno puede gestionarse como crea conveniente y deciden lo que pueden invertir. Con menos ingresos, habrá menos traspasos". Jorge Ibarrola, abogado especializado en derecho deportivo, mantiene una postura cercana a la de Quilón: "Tendría que ser la FIFA la encargada de regular esos topes y habría que ver si estas medidas son conformes con la reglamentación europea de libertad económica y circulación de jugadores. Además, habría que fijarse en los efectos colaterales. Una limitación podría favorecer a los grandes. Sería más fácil que los jugadores cambiasen de equipos con transferencias más baratas y los clubes potentes podrían asegurar los topes salariales a los jugadores, mientras que los pequeños no".