INTERNACIONAL

Imprescindibles pasados los 30

Por encima de la treintena, varios veteranos del fútbol europeo siguen siendo referentes con una eficiencia máxima. Otros, incluso, se han guardado lo mejor para esta segunda juventud.

Vardy, Messi, Cristiano, Lewandowski y Benzema. Estrellas e imprescindibles pasados los 30.

Las carreras de los futbolistas se alargan, pero no de mala manera. Las estrellas se eternizan. La evolución de los sistemas de trabajo, la preparación al detalle, el deseo de trascender hasta el final y la mentalidad competitiva han multiplicado en la actualidad los casos de estrellas que siguen brillando al máximo nivel bien entrados los 30. Se resisten a ceder sus tronos. Eficiencia absoluta todavía al máximo nivel. Y no son pocos. Se han cuidado, cobran todavía enormes sueldos, y deciden. Lo siguen haciendo. Esta temporada hay grandes ejemplos, incluso junto a otros que se han guardado lo mejor para esta segunda juventud.

Los matices de Messi.

Alguno discutirá sobre los matices de brillantez de Messi a sus 32 años, cerca ya de los 33, pero con 24 goles y 16 asistencias vuelve a liderar sin discusión a todo un Barcelona. Por más que el Barcelona se haya gastado un dineral en Griezmann, como antes en Dembélé o apunten jóvenes niños prodigio como Ansu Fati, todo sigue orbitando, y bastante bien, alrededor de la zurda del argentino La temporada pasada la rubricó con 51 goles y 19 asistencias. El Barcelona sigue dependiendo de él. No es el único caso de veterano incombustible en ese equipo. La baja de Luis Suárez, de 33 años, ha sido como un cataclismo para el Barcelona, que tuvo que acudir al mercado para paliarla. O Piqué, con sus altibajos, sigue siendo insustituible a sus ya 33 años. El central es el tercero que más minutos ha disputado en el Barcelona esta temporada, por detrás de Ter Stegen y de Griezmann.

El liderazgo de Benzema.

Si Messi lidera las estadísticas del Barcelona, en el Real Madrid, otro de la generación del 87 como es Benzema es el que tira del carro blanco con 19 goles y 9 asistencias. El curso pasado lo concluyó con 30 y 9, respectivamente, también como el más prolífico del equipo. Por detrás, en la defensa, Ramos, con 33 años, es también pieza básica, se resiste a ceder protagonismo y sigue desempeñando un papel capital en el Real Madrid. En España no son los únicos casos. En equipos menos poderosos, por ejemplo, quedan claros los ejemplos de Aspas y Jesús Navas. El capitán del Sevilla es más que imprescindible a sus 34 años. Solo ha descansado esta temporada en la Europa League y un partido en la Copa. El Celta mantiene una importante dependencia de Aspas, otro de la generación del 87.

Lewandowski, como el buen vino.

En Europa, muchas veteranísimas estrellas están dando casi lo mejor de sí. Así, por ejemplo, Lewandowski, camino de 32 años, sumaba antes del parón 39 goles, uno menos del total que consiguió la temporada pasada en un Bayern donde le sigue acompañando en cada partido Neuer en el once inicial. Las noticias sobre la búsqueda de su sucesor o su renovación se suceden, pero el capitán del Bayern lo ha jugado todo esta temporada también a sus 34 años. El polaco, por su parte, no puede estar envejeciendo mejor.

La eclosión tardía de Vardy que no frena, como el nervio de Di María.

En Inglaterra sigue destacando un talento tardío como el de Vardy. Hasta la irrupción del coronavirus, con 33 años, lideraba otra vez a un Leicester en puestos de Champions. 19 goles en el campeonato sumaba y la voracidad intacta. Como Di María en Francia. El Fideo sigue firme y ya con una edad. 32 cumplió en febrero con números impresionantes en el PSG. 10 goles y 18 asistencias de gol le contemplan esta temporada. En Francia, el PSG continúa intratable en el campeonato y solamente, desde lejos, el histórico Marsella oposita al segundo lugar encabezado otra vez por Payet (33 años). La versión del talento de Saint-Pierre está envejeciendo divinamente en el Velodrome. 12 goles y seis asistencias más la sensación siempre de que algo va a acontecer cuando la pelota pasa por él.

La voracidad de Cristiano, el nuevo Bonucci o un Handanovic vital para el resucitado Inter.

Italia es un país de oficio, donde la Juventus ha bailado más que nunca al son que marcaba Cristiano. Con 35 años, estaba en racha hasta el parón con 23 goles, 21 en la liga donde buscaba acortar el paso con un lanzado Immobile, que con 30 lideraba la clasificación de la Bota de Oro gracias a sus 27 goles. Eso por delante, pero en la retaguardia, se antoja tan importante en la Juve el segundo aire de Bonucci. El central venía de estrellarse en Milán y de un discreto pasado año en la Juve. Junto a Sarri ha recuperado su mejor nivel con cerca de 33 años. Eso en Turín, pero en Milán hay otro vereranísimo que en la sombra que dado soporte al Inter. Se habla mucho de la pareja formada por Lukaku y Lautaro, pero bien es cierto que el Inter perdió comba con la cabeza cuando Handanovic se lesionó. El meta esloveno y capitán del equipo lombardo cuajaba un temporadón, uno más, a sus ya 35 años. Algo parecido sucede en el Lazio, donde Immobile o Luis Alberto se reparten honores, pero los especialistas apuntan a Acerbi, con 32 años, como la piedra angular donde se cimenta la máquina de Inzaghi. El central se está guardando lo mejor para el final de su carrera.

Papu e Ilicic, destapando el tarro de las esencias en Bérgamo.

Hay otros ejemplos veteranía muy bien llevada en Italia, los sufrió el Valencia. otros que parecen haber hecho acopio de conocimientos para exhibirlos en el final de su carrera. Los bergamascos Papu Gómez e Ilicic, ambos del 88, ambos casi al mejor nivel de sus carreras. El argentino firmaba hasta el receso 7 goles y 12 asistencias, mientras que el esloveno, que ya fue la temporada pasada el jugador más decisivo del Calcio, estaba en 20 goles y cinco pases de gol. Ambos viven una segunda juventud.