BARCELONA

Renovar a Messi sigue pendiente

Acaba en 2021, pero podría irse gratis en verano. Sólo su lealtad al equipo en el que se crió tranquiliza a la afición: "Lo que siento por este club va más allá de cualquier firma".

Renovar a Messi sigue pendiente
HO AFP

Lo que yo siento por este club va más allá de cualquier firma”. Seguramente esa declaración de amor eterno al Barça expresada por Messi el pasado 2 de diciembre justo después de recibir su sexto Balón de Oro sea el único motivo de tranquilidad que tenga el aficionado a estas alturas del desencuentro explícito entre el capitán y la directiva que preside Josep Maria Bartomeu. El contrato que Messi firmó hasta junio de 2021 incluye una cláusula por la cual el argentino podría abandonar gratis este verano el club azulgrana. Es difícil pensar en un Barça sin Messi la próxima temporada, sería un escenario dantesco que podría llevarse todo por delante. Pero las diferencias no pueden ocultarse. Habitualmente inactivo en las redes sociales, al menos para mandar mensajes de peso, Messi ya ha intervenido dos veces esta temporada para marcar distancias.

El 4 de febrero, y después de una entrevista que el secretario técnico, Eric Abidal, concedió a Sport, para señalar que “muchos jugadores ni estaban satisfechos ni trabajaban mucho” con Valverde, Messi le zarandeó en Instagram: “Sinceramente, no me gusta hacer estas cosas pero creo que cada uno tiene que ser responsable de sus tareas y hacerse cargo de sus decisiones. Los jugadores de lo que pasa en la cancha (...). Los responsables del área de la dirección deportiva también deben asumir sus responsabilidades y sobre todo, hacerse cargo de las decisiones que toman (...). Cuando se habla de jugadores, habría que dar nombres porque, si no, se nos está ensuciando a todos y alimentando cosas que se dicen y no son ciertas”.

Sólo dos semanas, después, otro lío sacudió la normalidad del vestuario. Messi aparecía como uno de los damnificados por el escándalo de I3 Ventures, según el cual jugadores de la primera plantilla, entre ellos el crack argentino, eran atacados desde cuentas creadas con el supuesto visto bueno del club. Messi y los capitanes escucharon las explicaciones de Bartomeu en el vestuario, pero no debió verlo muy claro. “Es un poco raro”, deslizó en una entrevista concedida a Mundo Deportivo. La controvertida gestión del ERTE ha sido el tercer encontronazo en apenas dos meses. Chocar ahora con Messi, además, no es hacerlo con el crack del equipo, el seis veces Balón de Oro, y el jugador con más títulos en la historia del club. Es hacerlo con el capitán. Y no un capitán de paja.