ALMERÍA

Las segundas partes sí son buenas para Juan Muñoz

El delantero está mostrando una cara opuesta a la de su primera etapa en Almería: a falta de once jornadas ya lleva el mismo número de partidos jugados, doblando su cifra goleadora

Las segundas partes sí son buenas para Juan Muñoz
INMA FLORES DIARIO AS

Cuando el pasado 31 de agosto (aún lo importante era qué fichaje se hacía o dejaba de hacer y no el maldito virus) el Almería anunció la incorporación de Juan Muñoz no fueron pocos los aficionados almerienses que se llevaron las manos a la cabeza y criticaron al club almeriense, convertido en el gran animador del mercado, por la vuelta de un futbolista que pasó sin pena ni gloria tres años más. Con un jeque que había incorporado casi por ocho millones de euros a un desconocido de Sudamérica y 8'8 kilos por un inglés de 18 años, que la última entrada fuese la de Juan Muñoz no se entendía, cedido por el Leganés, guardándose la UDA una opción de compra, aunque a diferencia de la mayoría de sus compañeros, no es automática en caso de ascenso.

El sevillano aterrizó en Almería en el estío de 2017 procedente de un Levante campeón. No sonaba mal para un Almería que se había salvado en la última jornada en Córdoba y que buscaba tranquilidad (tocó volver a sufrir hasta la última jornada). En tierras valencianas anotó un par de tantos en medio curso, por los tres anteriores en el Zaragoza en la primera mitad de temporada. El sevillano defraudó en esa 17-18, no siendo titular hasta la sexta jornada, precisamente ante el Sevilla Atlético. Y no vio portería hasta la décimo séptima, con un gol clave para vencer al Tenerife. El curso fue pasando y Juan Muñoz no rompía la puerta, anotando su segunda diana ante a mitad de febrero (cerrando un 3-0 ante el filial sevillista).

Clave sí fue su doblete ante el Granada (2-0) a falta de cuatro jornadas para acabar la temporada, doblete fundamental para que la UDA llegase con vida para la permanencia en las últimas jornadas. En esa 17-18 el sevillano disputó 25 encuentros (1.431 minutos), haciendo esos cuatro goles (un tanto cada 358 minutos) sin ser clave en el juego del conjunto almeriense. De ahí que su vuelta el pasado 31 de agosto fuese más que sorprendente, siendo lógico el recelo entre la afición.

Sin embargo, ahora el Almería es indispensable sin Juan Muñoz. Lo sabe José María Gutiérrez y lo saben sus compañeros, que lo tienen como uno de los pilares del equipo. No en vano, a falta de once jornadas para acabar el campeonato, el delantero andaluz ya ha disputado el mismo número de encuentros que en su anterior etapa en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, anotando el doble de goles y formando una dupla letal con Darwin Núñez. El charrúa hace mejor al sevillano y el sevillano al charrúa. Aparte de ser fundamental en el juego del Almería, Juan Muñoz ya lleva ocho tantos (encadenó cuatro en otras tantas jornadas), habiendo participado en 1.312 minutos repartidos en 25 partidos (ve portería cada 165 minutos) y rompiendo el tópico de que segundas partes nunca fueron buenas.