REAL MADRID

Problema 'colateral' en el Madrid

El Madrid debe despejar la incógnita en sus laterales para la próxima temporada. Con Carvajal y Mendy fijos, tiene que decidir sobre Achraf, Odriozola, Marcelo y Reguilón.

Problema 'colateral' en el Madrid
DANI SANCHEZ DIARIO AS

La crisis del coronavirus ha parado el fútbol, pero no la actividad en el Real Madrid. Los jugadores, confinados en sus casas, siguen a rajatabla el programa de ejercicios personalizados que les ha diseñado Gregory Dupont; Zidane y su staff trabajan telemáticamente y están en contacto con los jugadores; y poco a poco se piensa en los movimientos a realizar de cara a la próxima temporada (el club espera al menos cinco ventas, tal y como ha informado este sábado AS). Parte de la planificación estaba condicionada al resultado final de la eliminatoria de octavos de Champions contra el City, donde el Madrid tenía que remontar un 1-2, pero la pandemia ha cambiado el escenario y modificado los tiempos. Sin embargo, hay asuntos que en el club son conscientes que van a tener que abordar de cara a la próxima campaña: el caso Bale, el tema del goleador y despejar la incógnita en los laterales. Este último será uno de los expedientes a resolver en el Madrid: con dos fijos (Carvajal y Mendy), cuatro hombres se disputan dos huecos (Achraf, Odriozola, Marcelo y Reguilón).

En el lateral derecho, Carvajal (28 años) es inamovible pero el interrogante surge en su rival por el puesto. Desde enero, ha sido Militao el que ha jugado en ocasiones ahí con un rendimiento cuestionable. El Madrid cedió a Odriozola al Bayern en el mercado invernal y Achraf lleva un año y medio en Dortmund. En ellos dos está la cuestión. En el club tienen claro que el marroquí, de 21 años, ya es un jugador hecho para el rigor del Bernabéu después de dos años cocinándose con mucho éxito en el Borussia Dortmund (ha jugado 65 partidos y 5.249 minutos, ha marcado diez goles y dado 17 asistencias y ha levantado una Supercopa de Alemania). Quieren que vuelva para quedarse. El jugador, por su parte, no esconde que su deseo es triunfar de blanco, pero prioriza jugar. "No puedo mentir, claro que me gustaría triunfar en el Madrid, es mi casa. Pero si no es así, intentaré triunfar en otro lado. Ese es mi sueño", dijo en AS. Cuando acabe su cesión este año, Madrid y Achraf (finaliza su contrato en 2021) se sentarán a hablar para tomar una decisión. Zidane le tiene en alta estima y entiende que tendría un hueco en su próximo proyecto, pero debe convencerle (tiene ofertas sobre la mesa) de que, pese a estar Carvajal, tendrá un rol importante. Su polivalencia (puede jugar en la izquierda y de extremo), sin duda, juega a su favor.

Quien tiene más difícil su continuidad es Odriozola (24 años). Zidane le puso en el mercado este invierno a pesar de ser una apuesta del club, que pagó por él 35 millones en 2018. En temporada y media, jugó 27 partidos marcó un gol, pero no se ganó la confianza de Zidane. Esta campaña sólo jugó de blanco cinco partidos y la derrota ante el Mallorca le señaló. Con contrato hasta 2024, se le cedió al Bayern hasta final de temporada, pero en Alemania no le han ido mejor las cosas. Lesionó involuntariamente a su compañero Perisic y Flick, su técnico, le tiene en el ostracismo: sólo le ha dado 70 minutos en diez partidos, y 63 de ellos fueron por las lesiones de Niklas Süle y Javi Martínez. Zidane no cuenta en principio con él y el Madrid deberá encontrarle un destino...

El otro ala también arroja interrogantes. Mendy (24 años), fichado este año del Lyon por petición de Zidane y Bettoni, se ha ganado la confianza del técnico y el respeto del Bernabéu por su solvencia defensiva. Llegó para oxigenar a Marcelo (31), a quien Zidane se empeñó en recuperar, pero ha acabado él por jugar los partidos de mayor exigencia precisamente por su seriedad en el trabajo atrás. La incógnita está en saber qué pasará con el brasileño la próxima temporada (aún le quedan dos de contrato). Con un rendimiento discreto de nuevo esta campaña y con varios parones por lesión, su futuro es un misterio. El jugador ha declarado en numerosas ocasiones que quiere retirarse en Concha Espina, pero también que no quiere ser una carga. Como ha informado este sábado AS, se tomará una decisión conjunta con él en función de cuál vaya a ser su rol en el proyecto. Si Marcelo permanece un año más de blanco, eso le cerraría las puertas a Reguilón (23 años), lateral de la cantera que esta temporada ha cogido vuelo en su cesión en el Sevilla. De hecho, el canterano, que firmó un año de cesión, ya no descarta seguir otra campaña más en Nervión: “Aquí me siento muy querido”. El Madrid tiene mucha fe en él, por eso no se plantean un traspaso y sí seguir con la vía de la cesión. Todo dependerá de lo que suceda con el futuro de Marcelo...