BUNDESLIGA

La continuidad de Todibo en el Schalke está en el aire

El futbolista, cedido por el Barça, ha recuperado su mejor versión. Tienen una opción de compra por 25 millones, que en con la crisis se antonja complicada.

La continuidad de Todibo en el Schalke está en el aire
INA FASSBENDER AFP

El coronavirus también pone en jaque la continuidad de Jean-Clair Todibo en el Schalke 04. El jugador, cedido por el Barcelona hasta final de temporada, había logrado recuperar su mejor versión en el cuadro minero, pero la incertidumbre en cuanto a las consecuencias económicas debido al parón causado por el Covid-19 dificultan, y mucho, el futuro del central francés en el conjunto alemán. Los de Gelsenkirchen disponen de una opción de compra fijada en 25 millones de euros, una suma que, teniendo en cuenta la situación actual, se le antoja prácticamente inasequible al sexto clasificado de la Bundesliga.

La intención del Schalke sigue siendo la de atar al jugador, que dejó el Camp Nou en enero para recalar en el Veltins Arena. Cobró galones a la hora de compensar la baja de Ozan Kabak en el centro de la zaga minera y fue elegido jugador del mes de febrero por la hinchada del Schalke. Teniendo en cuenta que el club dispone de Kabak, Sané, Nastasic y Thiaw como centrales para la temporada que viene, todo apunta, a día de hoy, a que la cúpula del cuadro germano se piense dos veces si hace o no efectiva la opción de compra para terminar haciéndose con los servicios de Todibo.

Es más, el Schalke acumuló un déficit de 26 millones durante el último año, por lo que todo indica a que las deudas aumenten aún más debido al parón por el que también está pasando la máxima competición alemana. Es cierto que la dirección deportiva de los mineros, encabezada por Michael Reschke, mantiene una gran relación con el cuadro culé. Sin embargo, los contratos de Benjamin Stambouli y Timo Becker también expiran a final de temporada. Renovar a éste último se antoja como una opción mucho más viable que los 25 kilos que habría que pagar por Todibo. Prolongar la cesión un año más parece la única opción a la hora de retenerle.