DEPORTIVO

Bóveda: “Todos nos debemos preparar para hacer sacrificios”

El lateral del Depor pide conciencia a la sociedad: "Que no se nos recuerde por ser la generación que pudo ni hacer algo por el de al lado".

Eneko Bóveda, en la sala de prensa de Abegondo
Jesus Sancho

Se suele acusar a los futbolistas de vivir ajenos a la realidad. Y a veces con parte de razón. Pero Eneko Bóveda no es de los que se comportan como un futbolista al uso. Reflexivo y concienciado como es habitual, el lateral del Deportivo tiene claro que el mundo del fútbol también sufrirá el golpe que supondrá la crisis global del coronavirus: "Todos debemos estar preparados para hacer sacrificios". Habla de su día a día, la posibilidad de los ERTEs, jugar más allá del 30 de junio y tiene un mensaje para los que se saltan las normas:

ERTEs: "Los futbolistas no dejamos de ser trabajadores. La legislación es prácticamente la misma para nosotros que para cualquier otro. También tenemos nuestros organismos para defender y velar por nuestros intereses. En esta situación, en la que se presuponen pérdidas económicas importantes a todos los niveles. lo ideal sería asumir el reparto de esas pérdidas de la forma más justa posible. Sin que nadie sea claramente perjudicado. Y ya no sólo en el fútbol, en cualquier grupo o colectivo".

Más allá del 30 de junio: No sé cómo estará el tema legal de poder jugar más allá de que se finalicen ciertos contratos. Pero creo que en este punto todo el mundo asume que va a tener que hacer un esfuerzo para el que al principio no estábamos preparados. En general los futbolistas estamos dispuestos y yo personalmente también. Si es para que esto acabe con las mínimas pérdidas posibles, que haya justicia deportiva... La mentalidad de todos tiene que ser ir preparándonos para hacer ciertos sacrificios. Yo tengo bastante asumido que por algún lado algo vamos a perder. Y hasta cierto punto estoy dispuesto".

No respetar las normas: Se trata de pensar un poco en la gente que más está sufriendo esto. Tanto las víctimas de la enfermedad, como la gente que está teniendo que trabajar. Gente que está haciendo esfuerzos descomunales. Es fácil empatizar con ellos y eso debería quitar las ganas de saltarse las recomendaciones. Esto será algo que se recordará mucho tiempo, nuestros hijos nos preguntarán y si nos recuerdan por algo, que sea por haber actuado bien y no por ser la generación desastre que no fue capaz ni de hacer algo por el de al lado".

Día a día: Estamos en A Coruña mi mujer, mi hijo, yo y mi hermana, que justo había venido de visita. Lo llevamos bien. Tengo un entretenimiento al que no se le acaban las pilas, como es mi hijo, y tampoco es que me sobre el tiempo. El niño encantado de que estemos más tiempo que nunca en casa con él. Hemos intentado ser lo más organizados posibles, con un horario muy marcado para no caer en la desgana de no hacer nada o quedarnos viendo la tele. Nos vamos organizando bien y de ánimos bien, no están siendo días especialmente malos. Aunque sí raros".