REAL MADRID

Bale pondrá cara su salida

Se sintió maltratado el verano pasado por Zidane y por el club. Quiere apurar su contrato hasta 2022 y no aceptará rebajar su nivel salarial.

Con 31 años desde el próximo mes de julio, contrato hasta 2022 y un sueldo de 14,5 millones de euros netos, Gareth Bale pondrá cara su salida este verano. Después de que este periódico publicara que la entidad blanca le ha vuelto a abrir la puerta de salida, un sondeo al entorno más cercano al jugador no deja dudas: "La idea de Gareth, ahora más que nunca, es terminar su contrato con el Madrid. ¿Dónde iba a estar mejor que en España?".

El verano pasado Bale estuvo a punto de ser traspasado al Jiungsu Suning de la Superliga China. Cuando el movimiento parecía consumado todo se vino al traste por la intención del Madrid de cobrar traspaso. El Jiangsu Suning iba a convertir a Bale en el jugador mejor pagado del mundo. Y el futbolista había aceptado ir a aquella liga menor porque quedaba involucrado en un proyecto de difusión del fútbol asiático a escala mundial que le seducía.

Esa oferta china fue la única sólida que Bale tuvo el pasado verano. El próximo, con un año más y su historial de lesiones (desde que llegó al Madrid, sólo ha podido jugar el 47% de los minutos posibles), lo tendrá más difícil aún. El jugador tiene claro, además, que no se bajará el sueldo. Hay pocos equipos en Europa que puedan pagar 14,5 millones a un jugador...

Una vuelta al Tottenham se considera imposible, a día de hoy, por parte de la agencia de representación del galés. En realidad, su retorno a la Premier está prácticamente descartado. Aunque no hubo oferta formal, el verano pasado sí hubo un interés del Bayern. Pero ante la evidencia de que para ese caso el Madrid sí pediría traspaso, la operación ni siquiera se planteó entre clubes. Si no es a China, puede que la única salida de Bale sea ya EE UU. En cualquier caso es algo que no estresa lo más mínimo al jugador, que estará a punto de cumplir 34 años cuando finalice su contrato con el Real Madrid.

Si el verano pasado el club blanco estuvo a punto de dar la carta de libertad al jugador, la previsión para este, según apunta a AS esta fuente directa del entorno del galés, es que incluso el Madrid tenga que hacerse cargo de parte de la ficha para que pueda salir. Ya sería decisión del club valorar si es mejor quitarse ese sueldo aunque sea asumiendo parte de los costes (hay que tener en cuenta que la masa salarial total de la primera plantilla asciende a 283 millones de euros), o si sería mejor, ya que el jugador está totalmente amortizado, quedárselo para que ayude puntualmente.

El salario de Bale, clave

El caso es que Bale, por lo que desliza su entorno, no está dispuesto a ceder ni un ápice después de lo que el entendió como un maltrato profesional lo sucedido el pasado verano. Primero, cuando Zidane se equivocó al decir: "Si se va hoy, mejor que mañana". Después, cuando se supo que el Madrid no iba a cobrar traspaso por él. “Todo fue muy malo para su imagen”, justifican. El propio Bale lo explicó en Sky: "No puedo decir que sea feliz en el Madrid", se sinceró allá por el mes de septiembre. “La pasada temporada fue difícil para todos, para el equipo y para mí. Entiendo que me hicieron más cabeza de turco que al resto. No creo que fuera justo…”.

Bale firmó su última renovación con el Madrid en octubre de 2016. Tenía contrato con la entidad hasta 2019 y le firmaron tres temporadas más. Dos meses antes, el United, entonces entrenado por Mourinho, pujó por hacerse con sus servicios. Fue la última gran oportunidad que hubo de venderlo, pero entonces Bale aún parecía un jugador estratégico para la entidad blanca. Hoy en día, es sólo un futbolista residual, con una alta ficha, que pondrá difícil su salida.