ESPAÑOLES EN COREA DEL SUR

"En Corea del Sur no ha hecho falta estado de alarma porque la gente es obediente"

El tinerfeño Luisma Hernández detalla la situación de Corea del Sur y analiza cómo un aspecto considerado negativo en el futbolista asiático ha ayudado a la ciudadanía a contener el virus.

españoles extranjero migrantes balon luisma hernandez daegu kleague
Luisma Hernández

"En Corea del Sur no ha hecho falta un estado de alarma porque la gente es mucho más obediente. Les dices que no salgan y no salen. Los latinos somos más reacios a seguir órdenes". Así explica Luisma Hernández, analista en Daegu FC y entrenador del equipo reserva, que en el país asiático no haya sido necesario tomar medidas restrictivas para frenar la propagación del coronavirus. "Se han parado muchas actividades, como los colegios o el futbol, pero en los restaurantes o las cafeterías han seguido trabajando. La gente es muy cívica. No solo evita contagiarse; también contagiar a otros", añade el tinerfeño, confinado en las instalaciones del club pero optimista ante la inminente vuelta a la normalidad.

Daegu, sede del club en el que el español ha trabajado durante los últimos dos años, fue el primer y más poderoso foco de Corea del Sur. Allí se siguen detectando casos, pero "la gente, aunque con precauciones, está empezando a salir a la calle". "Se nota que hay menos trasiego de ambulancias y policía", concreta Luisma, quien cree que "en España las medidas se han tomado tarde": "Entiendo que no hagan nada cuando solo se habían detectado casos en China, pero teniendo a Italia tan cerca... Deberían haber recomendado precaución, porque de la noche a la mañana no puedes encerrar a la gente en su casa. Pasas de blanco a negro sin recorrer tonos grises".

Cuando Corea del Sur comenzó a hacer pruebas de forma masiva los científicos auguraron un aumento considerable de los positivos por coronavirus. Pero nada más lejos de la realidad: el país logró aplastar la curva y se ha convertido en un ejemplo de cómo frenar la propagación del virus. "En el aparcamiento de nuestro estadio antiguo hay un lugar habilitado en el que te puedes hacer el test sin salir del coche. Eso alivia los hospitales. También hay una aplicación para el móvil con la que puedes evaluarte. Analizan tus datos y si eres un posible positivo te dan cita para ir en coche a hacer la prueba", detalla Luisma desde la casa club de Daegu FC, donde desde el inicio de la crisis sanitaria conviven futbolistas y personal técnico.

"Yo era reacio a seguir entrenando, pero es una forma de conservar al grupo. Entendemos que somos población sana, deportista... Hemos bajado la frecuencia e intensidad de los entrenamientos, pero hemos logrado crear una rutina de mantenimiento colectivo e individual", detalla Luisma, que solo sale de la ciudad deportiva "para cosas puntuales". Los contactos individuales, eso sí, han sido totalmente prohibidos: "Comemos aquí, vamos al gimnasio y al campo de entrenamiento, pero nos saludamos con el codo y el contacto solo se da en los forcejeos del entrenamiento. Hemos tenido que aislar a algunos jugadores porque les ha dado fiebre, pero hasta el momento hemos conseguido vivir al margen del virus".

"En el fútbol nos gustaría que fueran más desobedientes; para la vida social viene bien que sean más autómatas"

Luisma Hernández

Este fin de semana debería haberse disputado la cuarta jornada de la K-League, la máxima categoría del fútbol de Corea del Sur. El campeonato no llegó a empezar por culpa del coronavirus, pero los clubes surcoreanos ya ven la luz al final del túnel. "Creemos que el 11 de abril podría reanudarse la liga, ojalá eso ayude a que en otros países se empiece a consumir fútbol coreano", desvela Luisma, quien también sigue desde Corea las novedades que van surgiendo en torno al retorno del fútbol en España: "Habría que decirle a Tebas que le pregunte a cualquier fisiólogo. Jugando cada 48 horas se estarían rompiendo jugadores constantemente o se beneficiaría a los equipos que tuvieran plantillas más amplias. Hay que dar un tiempo prudencial para la preparación. Más si cabe en este momento de la temporada, en el que hay muchos equipos jugándose la vida".

A pesar de los 12.000 kilómetros que separan su Tenerife natal de Daegu, Luisma Hernández sigue muy de cerca la actualidad del coronavirus en España. El canario recomienda sentido común, "que lamentablemente es el menos común de los sentidos". "Si obligatoriamente tienes que hacer algo que suponga un riesgo ponte guantes, mascarilla... Hoy un amigo me decía que salía a caminar por el campo, que no pasaba nada porque no tenía a nadie cerca. ¡No! Mucha gente tiene la posibilidad de ir a un sitio tranquilo y tomar el sol, pero si no se puede no se puede. Solo así lo hemos podido controlar en Corea", advierte uno de los pocos españoles de la K-League. "Esto es muy serio", sentencia.

Coronavirus: sociedad vs fútbol

Uno de los enfoques más interesantes del coronavirus es cómo la toma de decisiones, una carencia muy común en los futbolistas asiáticos, socialmente está sirviendo al continente para aplastar la curva de contagios. "Es una reflexión muy interesante. Los entrenadores españoles salimos fuera para enseñar al futbolista asiático a tomar decisiones por sí solo. Está acostumbrado a que le digan lo que tiene que hacer. A nivel social les viene muy bien, sim embargo nosotros en el fútbol intentamos darle recursos y herramientas para que cuando tome una decisión sea lo mejor para el grupo y para sí mismo. En el fútbol nos gustaría que fueran más autónomos, más desobedientes, para la vida social suele venir bien que sean más autómatas siempre y cuando las directrices sean sanas para el grupo", analiza Luisma Hernández.