VALENCIA

Valencianismo de padres a hijos

Gran parte del núcleo duro de la plantilla valencianista ha sentido al club desde pequeños, otros como Parejo hacen sentirlo ahora sus hijos.

Valencianismo de padres a hijos
ALBERTO IRANZO DIARIOAS

La afición del Valencia siempre ha valorado en gran medida el sentimiento de valencianismo que sus futbolistas han podido mostrar. Más allá de ser un trabajo para muchos, por Mestalla han pasado jugadores con verdadera devoción hacia los colores blanquinegros: Fernando Gómez, Ricardo Arias, David Albelda etc. Y de ese tipo de futbolistas anda sobrada la plantilla actual.

Porque hasta cinco futbolistas del equipo han crecido con la devoción hacia el escudo del murciélago. Claro ejemplo es Ferran Torres, quien no solo comenzó a vestir la elástica che a los seis años, sino que ha sentido al club como suyo desde hace bastante más gracias a la pasión inculcada por sus padres. De hecho, su padre le llevaba a Mestalla a temprana a edad y no dudó en marchar a grandes partidos como la final de copa del Rey de 2008, cuando Ferran no llegaba a los 10 años.

Carlos Soler desde bien pequeño fue educado en el valencianismo en su casa y fuera de ella. De padres y amigos valencianistas, él militó en las categorías inferiores del club casi toda su vida siempre con el 'sentiment' en vena. Pero sin duda, sus abuelos fueron su principal valuarte para inculcarle el amor al fútbol y al Valencia, de hecho era su abuelo quien le llevaba a sus primeros entrenamientos. Sin ir más lejos ese sentimiento le llevó a ir a celebrar a Mestallas la Liga de 2004 o al recibimiento de la afición al equipo en 2014 en el duelo frente al Sevilla.

SOLER Y SUS AMIGOS EN EL RECIBIMIENTO AL SEVILLA EN 2014.

Otros como Gayà han vivido desde la distancia esa devoción al club, la cual no habría podido formarse sin su padre. Y es que, como bien es sabido, desde los 11 años el de Pedreguer se recorría con junto a su padre 100 kilómetros casi todos los días solo para poder ir a entrenarse en la Ciudad Deportiva.

Por su parte, si de padre valencianista se trata es imposible no hablar de Jaume Costa. Porque aunque actualmente el valenciano tiene el corazón dividido entre el Villarreal, club donde ha jugado la mayor parte de su carrera profesional, y el Valencia, club de su infancia y en el que le gustaría llegar al ocaso de su carrera, su sentimiento de pequeño e inculcado por su familia fue para el equipo de la capital del Turia.

Y luego está Jaume Domènech que creció profesionalmente alejado del Valencia pero que nunca perdió como principal objetivo deportivo llegar al club de su vida. Y aunque tuviera que cogerle a su padre los guantes de ciclista para poder entrenarse de pequeño, fue a su abuelo a quien el gato de Almenara le prometió que acabaría triunfando. Y así lo hizo alzando la Copa del Rey, siendo uno de los héroes de la misma y dejando una imagen para la historia.

JAUME DOMÈNECH IMITÓ A QUIQUE.

De capitán a hijo

El caso de Dani Parejo es a la inversa. El de Coslada difícilmente podía pensar cuando era pequeño que un día acabaría sintiendo el escudo che como suyo. Pero con el paso de los años, las dificultades, los títulos y su evolución en la relación con la grada, ha acabado siendo un valencianista más.

Y como tal, es ahora él quien le inculca ese sentimiento a su hijo pequeño. El capitán ha publicado en sus redes sociales en más de una ocasión fotos en los que sus pequeños posan con la camiseta blanquinegra, o vídeos en los que entonan el himno.

Ver esta publicación en Instagram

El jefe de la casa lo tiene claro... Amunt Valencia!! 🦇

Una publicación compartida de Daniel Parejo (@dani_parejo10) el

Todos los jugadores mencionados han logrado grandes hitos formando parte de la entidad, Soler llegó a 100 partidos hace unas semanas, Gayà ha desbancado en precocidad a grandes leyendas del club habiendo jugado 200 partidos con solo 24 años, Jaume tocó el cielo subido a un larguero en Sevilla el pasado mes de junio, Jaume Costa ha logrado volver al club donde siempre soñó jugar y Parejo es el capitán y el líder del club.

Quizás esa sea una de las razones por las que, si algo ha demostrado la plantilla che, es que rara vez baja los brazos y demuestra siempre un altísimo respeto a la entidad. Encontrar jugadores con amor hacia un club es cada vez más difícil, sin embargo los padres valencianistas han logrado mantener viva esa llama. Ahora el turno de seguir con el legado es del propio Parejo y de los nuevos padres como es el caso de Jaume Domènech, que hace poco tuvo mellizos.