ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético recupera su esencia: nunca dejes de creer

El equipo rojblanco sufrió lo indecible, pero acabó imponiéndose en la eliminatoria como frente al Bayern, Barcelona, Chelsea o en la final de Copa contra el Madrid.

Los jugadores del Atlético celebran un gol.
CRAIG GALLOWAY/Pro Sports Imag/A

En Anfield regresó el Atlético más sufridor de las grandes noches con Simeone. Un equipo que soportó una tormenta perfecta del rival, se vio sobrepasado durante muchos minutos, pero acabó saliendo vencedor gracias a una oda al esfuerzo y a la resistencia llevada al extremo. 

El cholismo que tan bien habían representado los Gabi, Koke, Tiago, Godín, Raúl García, Filipe, Juanfran, Arda, Griezmann y compañía pero que ante el Liverpool ya fue la nueva generación colchonera la encargada de llevarlo a cabo. Al contrario que en Turín un año atrás, el Atlético salió a asustar a los reds, con una ocasión de Diego Costa tras un gran pase de João Félix antes de llegar al primer minuto de partido. Pero los ingleses fueron sometiendo al Atlético con un fantástico Oxlade-Chamberlain entre líneas y las ocasiones comenzaron a caer cada vez con mayor constancia, igual que la lluvia sobre el terreno de juego. 

Fue Oblak el encargado de sostener la portería rojiblanca con nueve paradas de mérito para aguantar hasta la prórroga. Ahí, con un 2-0 en contra que clasificaba al Liverpool, la capacidad del Atlético de sobreponerse a las adversidades y el "nunca dejes de creer" volvió a aparecer. Marcos Llorente, que había sustituido a Diego Costa para reforzar la banda derecha colchonera, se erigió como el héroe de cara a portería con un doblete y una asistencia en 25 minutos no sólo para clasificar al Atlético a cuartos, también para lograr una victoria histórica en la casa del vigente campeón de la Champions.  

Un guion que ya se había visto varias veces desde la llegada de Simeone al banquillo colchonero. Una gesta que sólo parece posible en el Atlético, con todo aparentemente perdido y un rival superior sobre el césped o con el marcador a favor, pero acabando consiguiendo el objetivo, algo que convierte al equipo del Cholo en uno de los más temibles para medirse en una eliminatoria. En Champions equipos como el Barcelona, el Chelsea y el Bayern ya habían sufrido la capacidad de sufrimiento colchonera. 

El equipo blaugrana ya cayó a manos del Atlético en los cuartos de final de la Champions de 2014 cuando presentaba sobre el papel una plantilla superior. Pero fue en 2016 cuando el equipo rojiblanco logró la gesta de aguantar con uno menos en el Camp Nou durante 55 minutos tras la discutible expulsión de Fernando Torres. Un ejercicio de resistencia que permitió al Atleti salir vivo del campo del Barcelona tras caer por 2-1. Los del Cholo remontaron la eliminatoria con un 2-0 en el Vicente Calderón en una noche épica. 

Ante el Chelsea fue en las semifinales de la competición de 2014, cuando Fernando Torres adelantó a los blues y puso un 1-0 que mandaba al Atlético a casa. Sin embargo ante la dificultad de la situación salió la mejor cara del equipo. Tres goles para tomar Stamford Bridge y plasmar un fútbol brillante en Inglaterra. Pero si Liverpool recordó a una noche fue a la de Múnich. El Bayern saltó al campo del Allianz Arena a remontar el gol de la ida de Saúl, mismo caso que los ingleses. Pero también se encontraron con un titánico Oblak, con otras nueve intervenciones incluida un penalti y un gol de Griezmann hizo bueno el 2-1 para clasificarse a la final de Milán. 

En Liga, Europa League y Copa del Rey 

La capacidad extrema de sobreponerse a las adversidades del Atlético también se han visto en fechas destacadas en Liga, Europa League y Copa del Rey. Para hacerse con el título liguero en 2014 el Atleti necesitaba empatar o ganar en el Camp Nou ante el Barcelona. En el caso de derrota serían los blaugranas los que se harían con el título. Diego Costa y Arda Turan, dos de las grandes estrellas rojiblancas, cayeron lesionados en los primeros minutos y Alexis Sánchez puso por delante a los del Tata Martino. Pero pese a todos los contratiempos el Atlético acabó marcando a través de un testarazo de Godín para lograr un título histórico.

Godín marca en el Camp Nou el tanto que valió el título de Liga para el Atlético.

El Atlético ha levantado dos Europa League a manos de Simeone. Pese a imponerse con contundencia en las dos finales (3-0 ante el Athletic y el Olympique de Marsella), el partido de mayor sufrimiento rojiblanco en la competición puede encontrarse en 2018, correspondiente a la ida de las semifinales. El Atlético vivió en campo del Arsenal la expulsión de Vrsaljko a los 10 minutos de encuentro. A pesar de jugar prácticamente todo el partido con uno menos en campo rival, con la afición gunner apretando y viviendo su jolgorio con el tanto de Lacazette, Oblak sostuvo al Atleti en el partido y Griezmann consiguió empatar en el minuto 82 aprovechando la primera gran ocasión colchonera. Los del Cholo confirmarían su pase en la vuelta al vencer por 1-0. 

Retrocediendo aún más en el tiempo, en 2013 durante la final de Copa se acabó con la racha de 14 años sin ganar al Real Madrid, en el Santiago Bernabéu y después de comenzar encajando un gol de Cristiano Ronaldo. Los de Simeone consiguieron remontar a través de Diego Costa y Miranda, este último en la prórroga, para lograr una de las noches más importantes desde la llegada del Cholo y que cambió el porvenir del equipo y le sirvió para quitarse todos los complejos contra el máximo rival.