REAL MADRID

El virus trastoca la cuenta de resultados del Real Madrid

El Madrid ingresa por taquilla más de cuatro millones por partido, abonos aparte. Y el Tour del Bernabéu recibe en torno a un millón y medio al mes.

La Ciudad Deportiva Real Madrid, cerrada por la cuarentena del coronavirus.
PEPE ANDRES

El Real Madrid entró el pasado jueves en cuarentena tras el positivo por coronavirus de Thomkins, jugador de la sección de baloncesto, que obligó al aislamiento de todos los empleados del club blanco. Una movilización de 400 trabajadores que ha venida acompañada por otras decisiones difíciles, como el cierre del Tour del Bernabéu. El club ha antepuesto las cuestiones sanitarias al resto de aristas del problema, pero sin duda esas aristas existen y tienen su influencia. Como la económica: ¿cuánto le cuesta al Madrid esta situación?

Es una pregunta complicada de responder, pues depende en gran medida de lo que se prolongue la situación de bloqueo que vive el deporte en general. En LaLiga ya existe una estimación del coste que supondría para los clubes de Primera División el cierre en falso de esta temporada: 679 millones de euros; 549 por derechos televisivos, 88 por abonos y 42 por taquillas. En esa tarta, los trozos más grandes son los que dejarían de percibir Barcelona y Real Madrid; los culés dejarían de ingresar 160 millones de euros, los blancos algo menos, en torno a 150. LaLiga tiene fe en que la situación se encauce y se pueda terminar LaLiga, aunque sea a puerta cerrada; en la RFEF no son tan optimistas y se contemplan todas las opciones, incluida la de que no se juegue más esta temporada.

Ese coste de abono y taquilla es de difícil cálculo, pues dependerá de cuántos partidos deje de jugar el Real Madrid ante su público o los que no llegue a disputar en general, porque se suspendan definitivamente. El ingreso por abonados y socios en la temporada 2018-19 rozó los 50 millones, mientras que los ingresos por taquilla fueron de 119 millones. Se disputaron 27 partidos en el Bernabéu; la media es de 4,4 millones por encuentro, aunque de ese total podría caber restar los ingresos por la sección de basket en el WiZink Center (en las cuentas blancas el concepto se reconoce como ‘Estadio’, sin especificar más).

Se puede hablar, pues, de que cada partido en el Bernabéu le supone al Madrid, de media, unos cuatro millones de ingresos. Y no hay que olvidar que los ingresos por baloncesto tampoco llegarán: la ACB y la Euroliga también están paradas hasta nueva orden. Esta temporada al Madrid le quedaban por jugar un mínimo de seis partidos en el Bernabéu y un máximo de ocho, en caso de remontar ante el City y llegar a las semifinales de la Champions.

Eso dejaría de perder por cada duelo en casa que no dispute o que juegue a puerta cerrada. Y a eso habría que sumar las cantidades que se deban reintegrar a los abonados por los partidos no disfrutados, aunque al tratarse de una causa de fuerza mayor, con la OMS habiendo considerado ya el coronavirus pandemia, habría que estudiar posibles compensaciones de los seguros contratados por el club. De momento, ese debate no ha tenido lugar en el Madrid.

También está el Tour del Bernabéu, que no es un asunto menor, puesto que se trata nada menos que del tercer museo más visitado de Madrid, sólo por detrás del Museo del Prado y del Reina Sofía. Hasta 1,3 millones de personas visitan cada año el Tour y su facturación ronda los 17-18 millones de euros (el club reconoce unos ingresos por explotación de casi 29 millones de euros en sus cuentas del periodo 2018-19). Hablamos de una facturación de en torno al millón y medio al mes que se dejará de ingresar mientras dure el cierre del museo blanco.

El ingreso a percibir por la Champions League también está en el aire, aunque en este caso lo acumulado ya por el avance en la competición es dinero con el que el club cuenta: hasta el momento el Madrid ha recaudado en Copa de Europa 34,4 millones de euros en premios (15 por la participación en fase de grupos, 9,9 por los resultados en dicha fase de grupos y 9,5 por el acceso a octavos de final). A ese dinero tendría derecho ya el Madrid, pendiente de si remontaba o no en la vuelta de octavos ante el City. El dinero que sí se vería trastocado sería el del market-pool televisivo, cantidad variables en función de cada país y del desarrollo de la competición.

El agujero para los blancos puede ser sobrellevable o muy grave, en función de lo que se alargue esta situación, que definirá lo que dejará de ingresar el club. El mayor problema, en caso de que se suspendiese lo que queda de temporada, estaría en los salarios de los empleados del club. El Madrid ingresó 757,3 millones en la temporada 2018-19 y tiene presupuestado llegar a los 822 en el presente curso, una previsión que claramente se verá afectada por los hechos recientes. Y en la temporada anterior más de la mitad de los ingresos se los llevaron los salarios del personal: 394 millones en gasto de personal (incluido salarios, cotizaciones a la Seguridad Social, primas, derechos de imagen…).

Hasta 300 millones correspondieron a la primera plantilla de fútbol (cuerpo técnico incluido), 30,3 en el caso del equipo de baloncesto y hasta 45 millones se pagaron a Personal No Deportivo de la sección de Fútbol. Es muy probable que la masa salarial haya subido considerablemente, tras los muchos fichajes que se realizaron el pasado verano (Hazard, Mendy, Jovic, Militao…), lo que dificultaría aún más la tarea. La salud financiera del Madrid es muy robusta, pero sin duda una suspensión de la temporada sería un serio contratiempo para las arcas madridistas. Lo que sí aseguran desde el club es que, pase lo que pase, los jugadores cobrarán la integridad de sus salarios.