PRIMERA IBERDROLA

Torrecilla pide paso en el Atleti

La centrocampista balear ha firmado una gran participación con España en la SheBelieves Cup. Ahora busca hacerse con un puesto de titular en el Atleti.

Virginia Torrecilla, jugadora del Atlético, en un partido de la Primera Iberdrola ante la Real Sociedad.
JUAN AGUADO DIARIO AS

Virginia Torrecilla ha ido de menos a más en esta temporada, en la que aún no ha logrado asentarse en el once del Atlético. La centrocampista balear, que llegó al club rojiblanco este verano tras deslumbrar con su juego en el Mundial de Francia, no ha tenido la continuidad deseada con las madrileñas. Sin embargo, la jugadora parece haber ganado protagonismo tras la llegada de Dani González al banquillo colchonero. Una mayor participación que se ve acompaña por su buen rendimiento con España. En este último parón de selecciones, la de Son Severa ha sido una de las jugadoras más destacada de La Roja, con la que ha conseguido una meritoria segunda posición en el prestigioso torneo SheBelieves Cup, donde se han medido a las mejores selecciones del mundo.

Torrecilla es puro músculo de la sala de máquina de La Roja y poco a poco está consiguiendo serlo también del Atlético. "El Atleti es sangrar, es tener que dejarlo todo, dejarte el pulmón antes de cada partido, porque tienes que acabarlo y saber que lo has hecho todo", aseguró la jugadora mallorquina en un vídeo junto a Futre publicado por el club rojiblanco. "Al final la presión es dar más de ti. Es saber que hay una afición detrás de ti que está por ti y por todo el equipo. Yo, como jugadora y profesional que he estado en varios equipos, te digo que la afición del Atlético de Madrid no la tiene ningún club", destacó Torrecilla.

Muy bien asentada en el vestuario, donde ha entablado una gran amistad con pilares como Lola Gallardo, la considerada como una de las mejores centrocampistas de España persigue el éxito como rojiblanca. En su palmarés ya cuenta con 3 ligas y 2 Copas de la Reina y ahora quiere sumar una Champions, con la cercana e histórica eliminatoria de cuartos ante el Barça, un equipo al que Virginia le tiene bien tomada la medida.