REAL ZARAGOZA

"Para mí es un triunfo personal ponerme las botas de fútbol"

Zapater ha dado un nuevo paso en la recuperación de su lesión de rodilla y hoy ya ha realizado una parte del entrenamiento con el grupo justo diez meses después de su último partido: "Mis sensaciones son buenas y confío en poder competir ya esta temporada".

"Para mí es un triunfo personal ponerme las botas de fútbol"
ALFONSO REYES DIARIO AS

—Hoy ya se la ha visto hacer una parte del entrenamiento junto a sus compañeros. ¿Qué plazos va a seguir a partir de ahora?

—Estoy contento y voy paso a paso porque es una lesión que me ha dado muchos problemas porque no tiene unos protocolos exactos. La idea es ir haciendo cosas con el grupo y hoy he hecho la primera parte del calentamiento, el trabajo de fuerza y los ejercicios de posesión como comodín. Para mí es una alegría porque puedes saludarte con los compañeros y es por lo que he estado peleando. Tengo que ir cogiendo sensaciones. Ya llevo más de siete días seguidos en campo natural y mi cuerpo debe ir aceptando todo eso. Cada día que pase es un triunfo porque significa que estaré más cerca de estar bien y tendré menos posibilidades de tener alguna lesión muscular producto de la inactividad. Y la rodilla sé que tengo que cuidarla y hacer un trabajo previo antes de cada entrenamiento. Las sensaciones son buenas, pero hay cosas que sólo te las da meterte a entrenar con los compañeros porque yo ya tengo muchos mecanismos de defensa adquiridos de mucho tiempo. Eso hace que al levantarme de la silla lo haga siempre con la pierna izquierda. Todos esos automatismos debo ir quitándomelos y cuando compites con gente no te da para pensar en ello. Por eso necesito competir, para ver cómo estoy, y para ello me he preparado. No quiero cantar victoria, pero para mí es un triunfo personal ponerme las botas de fútbol.

—¿Cree que va a poder competir esta temporada?

—Yo tengo una forma de ser que seguramente en este caso me ha penalizado. Nunca he especulado y mi forma de entrenar, jugar y vivir el fútbol me ha hecho llegar a esta situación. Quizás apuré demasiado, pero también me ha hecho ser quien soy. Ahora más que nunca yo quiero disfrutar del día a día y las sensaciones que tengo ahora son muy buenas. He hecho todo esto para poder participar, pero lógicamente lo tendremos que ir viendo cada día. Hoy he acabado contento y ya está. Es un día menos o un día más, como se quiera ver. Estamos en marzo, todo el mundo lleva un rodaje y lo iremos viendo, pero yo confío en que sí.

—¿Ha habido en algún momento durante todo este tiempo en el que haya pensado que no iba a poder volver a jugar?

—Sería muy bonito decir que no, pero uno tiene sus días. Para mí es un triunfo personal volver a jugar. Por suerte estoy viendo que el equipo va en moto, pero hace cuatro años, cuando volví, no le debía nada a nadie. Me lo debía a mí mismo y mi entorno más cercano y esa recuperación la hice con mi ropa. Ahora misma la estoy haciendo con un escudo y la camiseta del Real Zaragoza. Hay mucha gente que confía en mí y quiere que vuelva y hay una mayor responsabilidad. También quiero que mis hijos vean que las cosas cuestan esfuerzo y que me tenía que ir a Barcelona porque quería volver a jugar al fútbol. Mentiría si dijera que siempre he sido positivo y pensaba que me iba a poner bien. Eso es mentira porque no lo sabe nadie. Seguramente me habría gustado hablar otro día, cuando estuviera más seguro, pero para mí ya es un paso y tengo la conciencia tranquila.

—¿Hasta qué punto se ha involucrado en el día a día en el vestuario?

—Yo dejaba a mis hijos en el colegio el lunes y me iba a Barcelona en AVE y los viernes intentaba volver y que aún no fuera de noche para verles. El fin de semana estaba con mi familia, veía todos los partidos e iba a la Ciudad Deportiva y La Romareda. Habrá habido algún fin de semana, si se jugaba fuera, que igual no he visto a mis compañeros. Hay momentos en los que tienes que ejercer de capitán, pero sabiendo que hoy ha sido el primer día que igual le he dado un pase a algún compañero. Lo que realmente une es sudar y vivir cosas juntos. En ese aspecto ha sido raro para mí. Hay un grupo muy bueno, ha habido cambios y sigue habiéndolo y que vayan bien las cosas también ayuda. Estamos en esa dinámica en la que todo es color de rosa.

—¿Le ha dado tiempo a imaginarse un Zapater retirándose en Primera División?

—Todos los días cuando me despierto me imagino jugando al fútbol. Si no tuviese esa ilusión, no tendría sentido estar haciendo todo esto. Y no he hecho esto para cuatro días. No me gusta vender la piel del oso antes de cazarlo y necesito ir viéndolo cada día. Ahora estoy muy contento porque hacía mucho tiempo que no me veía en una situación entre compañeros. He estado sin mis hijos y todo ese tiempo ya no vuelve, pero las he hecho sabiendo las consecuencias de lo que quiero. No lo he hecho para cuatro días. Y si al final son sólo cuatro días, lo que sea, pero yo la conciencia ya la tengo tranquila.

—¿Qué le parece que se juegue a puerta cerrada por el coronavirus?

—Ayer me llamó el club y la AFE y creo que todos estamos en la misma línea. A partir de ahí, nosotros tendremos que pensar en entrenar porque a día de hoy el domingo tenemos partido y aunque sea sin gente tenemos que ganarlo. Todos pensamos que éste es el año y vamos con esa ilusión. Tenemos que seguir así y de ahí la importancia de que la afición pueda venir a La Romareda. Yo voy a cumplir 35 años y no he hecho todo esto para jugar sin gente. El fútbol es pasión y todos los días he pensado en volver a jugar, pero con gente. Ya no sólo el fútbol, todo carece de sentido cuando tiene que primar la salud y más vale prevenir que curar. Y no sé si estamos a tiempo de eso.

Zapater se ha reincorporado hoy al grupo y ha hecho una parte de la sesión junto a sus compañeros justo diez meses después de su último partido.

—¿Los jugadores van a tomar alguna medida al respecto como plantarse y no jugar?

—Nosotros no nos planteamos una huelga ni nada parecido. A día de hoy hay partido, pero igual mañana no. Mi opinión es para qué vamos a esperar. Los médicos de Primera y Segunda, que son los que más saben, van a hacer un comunicado conjunto y nosotros acataremos lo que nos digan.

—¿Cree que hay opciones de que se aplacen ya los partidos de este fin de semana?

—Lo que estoy viendo es que no puedes asegurar nada. Lo de jugar a puerta cerrada es una medida que hace tres días era impensable. Se trata de aplicar el sentido común y todos debemos poner de nuestra parte. Esperemos que todo esto se solucione y vuelva a la normalidad.