VILLARREAL-LEGANÉS

El Leganés jugará de morado en Villarreal por el 8 de marzo

Los pepineros aparcarán su primera indumentaria y lucirán la tercera con esta gama cromática, la que identifica el Día Internacional de la Mujer y la lucha contra la violencia de género.

El Leganés jugará de morado en Villarreal por el 8 de marzo
Twitter: @CDLeganes

El Leganés jugará el próximo domingo, a las 18:30 en Villarreal. No es una fecha cualquiera. Es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. La causa ocupa a los pepineros, habitualmente sensibles a toda actividad que suponga el apoyo de la lucha por la igualdad. Es por ello que, para la cita, no vestirán de blanquiazul, como deberían, sino de morado. El color simbólico de esta lucha. El color de su tercera equipación, con la que también combate la violencia de género. 

De hecho, en el reverso del cuello, esta indumentaria luce un lazo morado con la etiqueta #NoALaViolenciaDeGénero. En 2017 la iniciativa le valió un reconocimiento por el Gobierno de España. Mariano Rajoy, expresidente, se lo entregó en persona a Victoria Pavón. La máxima mandataria de los pepineros es, por su género, ejemplo también en este 8 de marzo. 

Accedió al cargo en 2009. Entonces ya era excepción para el puesto. Hoy, once años después, Pavón admite que cada vez hay más mujeres en cargos ejecutivos del fútbol española, pero que no son muchas las que están en lo más alto, como le sucede a ella.

"Queda por hacer, aunque afortunadamente cada vez se recortan más las diferencias", cuenta en conversación con As. La presidenta del Leganés admite que le gusta ver como el equipo es referente en esta lucha, aunque ella siempre intente desmarcarse de esta etiqueta. Su lema es el mismo que instauró Garitano ante lo extraordinario de su situación: normalidad. 

Ya la pasada temporada el Leganés lideró una iniciativa llamativa en estas fechas. El 9 de marzo, un día después de esta efeméride, los pepineros jugaron frente al Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano. Los jugadores lucieron su indumentaria habitual, pero salieron al césped con el nombre de sus madres en las camisetas. 

No pudieron jugar con ellas porque la normativa de LaLiga obliga a que el nombre de la zamarra sea identificativo del jugador. Pese a ello, la idea fue aplaudida. Una más con la que el Lega trata de nutrir su vertiente más social, ésa que en Butarque genera más orgullo si cabe que la deportiva.