ITALIA

Ibrahimovic, en el centro de la crisis del Milan

El sueco puso un post que se ha interpretado dentro de la 'guerra' entre Gazidis, CEO, y la dupla Boban-Maldini, actuales directores de fútbol del club.

El Milan no vive tranquilo ni a nivel deportivo ni institucional. Con Eliott llegó el nuevo fichaje: Ivan Gazidis, CEO del Arsenal, que ficharon a golpe de talonario con un sueldo digno de futbolista de la plantilla, cuatro millones de euros y un paquete accionarial del club.

Gazidis, a día de hoy, tiene una guerra con la dirección deportiva, ocupada por dos leyendas, Maldini y Boban. El craota confirmó la existencia de esta guerra abierta en una entrevista en la Gazzetta dello Sport. "Hasta hace unos días pensaba que era cierto que no había dos almas en el Milan", aseguró en referencia al ejecutivo sudafricano.

Según este periódico, el último punto de fricción definitivo ha sido el posible sustituto de Pioli. Gazidis contactó por su cuenta con Rangnick, el que considera el hombre perfecto para el club, sin contar con ambos directores de fútbol lo que ha dejado a Boban al borde de la salida y a Maldini, que estudiará su situación a final de temporada.

En toda esta guerra se ha visto envuelto Zlatan Ibrahimovic, que ha echado más leña al fuego. "Hazlo con pasión o no lo hagas", publicó en Instagram en lo que en Italia se ha considerado una advertencia a Gazidis por querer depurar a ambos directores deportivos, claves para su llegada.

La Gazzetta también especula como podría afectar la llegada del nuevo entrenador. Según este diario, Rangnick prima más el colectivo sobre las figuras individuales, perjudicando a un Ibra recién llegado y con un contrato sujeto, en buena parte, a su rendimiento.

Pero Zlatan también interesa fuera del verde. El de Malmöe genera en redes sociales y también en medios de comunicación siendo el activo más valioso a nivel de marca para el club. Según este diario, Ibra vive la situación con perplejidad, viendo como los dos directivos que le convencieron para llegar van a salir por la puerta de atrás. Otro motivo más contra Gazidis para un Zlatan que empieza a pronunciarse.