PORTSMOUTH 0-ARSENAL 2

Clasificación terapéutica

El Arsenal pasa a cuartos de la FA Cup tras la debacle europea. Sokratis hizo el primero y Nketiah sentenció en el debut de Pablo Marí con el primer equipo.

0
Eddie Nketiah celebra su tanto.
ADRIAN DENNIS AFP

Enfrentamiento entre dos equipos con mejor pasado que presente. El Arsenal competía la década pasada por el título de la Premier año tras año, mientras que el Portsmouth ya no es ese conjunto que, entrenado por Harry Redknapp, era uno de los huesos de la máxima competición doméstica de las islas británicas e, incluso, levantaba títulos, como la propia FA Cup en la 2007-08. Casi doce años después, misma competición, diferente tesitura. Los de Arteta buscaban utilizar el encuentro como pañuelo tras las lágrimas europeas frente al Olympiakos. Los de Jackett, como oportunidad de rememorar tiempos mejores antes de volver a su verdadera lucha, dejar atrás la League One y alcanzar la Championship.

Salía el entrenador español con un once lleno de caras poco habituales, como la de un Pablo Marí que disputaba sus primeros minutos con el primer equipo gunner (ya jugó dos partidos con el sub-23). La primera parte no hizo justicia a las dos categorías de diferencia existentes y la entrada de Ceballos al campo por lesión de Torreira, con mala pinta para el uruguayo, y una buena ocasión que Martinelli cabeceaba por encima del larguero fueron los destellos más destacados, hasta el momento clave del partido. Mike Dean dejaba a los visitantes sacar un córner en el 49' que acabaría, tras un rechace, siendo alojado por Sokratis en la portería defendida por Bass. Con ello se ponía fin a la primera parte, y prácticamente al partido.

Tras el refrigerio, los londinenses se revitalizaron y, a los pocos minutos de haber reanudado, Eddie Nketiah, recuperado de su cesión al Leeds este invierno, sentenciaba tras rematar en semifallo un centro lateral. A partir de ahí, posesión plácida del hoy amarillo Arsenal. Ceballos y Guendouzi controlaban con comodidad en la sala de máquinas, mientras que Nelson (20 años), Willock (20) y Martinelli (18) demostraban que su desempeño sobre el verde poco tiene que ver con la fecha de nacimiento. Al igual que Bukayo Saka, quien a sus 18 años es un puñal incansable en la izquierda y a punto estuvo de marcar un gol de bandera, pero tras un par de recortes, el disparo lamió el travesaño. Los últimos minutos murieron en el incesante acoso sin derribo de un conjunto gunner que, aunque no olvida el 'thriller' europeo, logra un triunfo balsámico de cara a luchar por jugar en Europa la próxima temporada. El Portsmouth compitió, hasta que el tanto de Sokratis enterró su ilusión.