REAL MADRID-BARCELONA

"Messi es el único que puede marcar diferencias en el Clásico"

El exdelantero blaugrana y que fue seleccionador chileno repasa para AS sus recuerdos de los Madrid-Barça y habla sobre la plantilla blaugrana.

"Messi es el único que puede marcar diferencias en el Clásico"
KHALED DESOUKI AFP

Juan Antonio Pizzi (7-6-1968) jugó dos temporadas en el Barça y vivió los primeros Clásicos globales, los que enfrentaron al Madrid de Roberto Carlos, Suker, Seedorf y Mijatovic contra el Barça de Ronaldo, Figo o Giovanni. El recuerdo de Pizzi, sin embargo, va asociado de manera inevitable al gol que le hizo al Atlético. "Todavía me siguen pagando las comidas en Barcelona. Aquello es por el 5-4, me dicen". En su ya dilatada, vibrante y fructífera trayectoria como entrenador, tiene el tremendo mérito de ser ganador de la Copa América con la Chile de Arturo Vidal, actual jugador del Barça. Pizzi charló con AS.

-¿Por qué lo de Lagarto?

LaLiga Santander

Clasificación PTS PG PE PP
1Barcelona 55 17 4 4
2Real Madrid 53 15 8 2
3Atlético 43 11 10 4
Clasificación completa
Próximos partidos
Real Madrid - Barcelona D-01/03 21:00
Barcelona - R. Sociedad S-07/03 18:30
Mallorca - Barcelona S-14/03 18:30
Calendario

*Datos actualizados a fecha 28 de febrero de 2020

-Eso nació en Tenerife. Había un dibujo animado que era el Lagarto Juancho. A mí me decían Juanchi y hubo un periodista que utilizó lo de Lagarto. Y ahí se quedó.

-¿Qué significó para usted jugar un Clásico?

-El derbi Madrid-Barça es el partido más trascendente que se puede jugar a nivel mundial.

-Utiliza derbi, no Clásico. ¿Por respeto al Superclásico Boca River?

-Es una cuestión de terminología. Lo importante es la trascendencia que tiene. Jugar esos partidos es imborrable y ese partido cada vez se ve más en Sudamérica. En parte, claro, gracias a Messi.

-Usted no marcó en un Clásico, pero sí en el Bernabéu.

-Sí. En la final de Copa. El Betis venía muy bien, muy bien. Y estaba 2-1 arriba. Entonces Pep metió un buen centro y lo rematé. Pudimos ir a la prórroga y levantar la Copa.

-Pero su gol más famoso en aquella Copa no fue el de la final.

-Ese gol (el 5-4 al Atlético de Madrid en una de las remontadas más famosas de la historia de la Copa) significó muchísimas cosas. Han pasado más de 20 años y todavía me siguen pagando comidas en Barcelona. Estoy comiendo en algún restaurante, pido la cuenta y me dicen: usted hoy no paga. Esto es por el 5-4. Creo que a veces uno no es consciente de la dimensión que tiene el fútbol y, en este caso particular, la alegría que le pude dar a la gente. Estaré agradecido siempre a la gente de Barcelona por su trato.

-Vayamos al Clásico. Desde su prisma actual, que ya no es jugador sino entrenador, ¿cómo lo ve?

-Creo que el Barça a ido modificando su estilo histórico en los últimos meses, pero creo que eso contra el Madrid no va a pasar. Me parece que el Barça va a tener mucha circulación de balón, que va a marcar la pauta en el partido y que el Madrid va a estar abocado a ir a remolque. La derrota europea creo que también puede ser un factor importante. Ha sido un palo duro. Es un golpe importante para el Madrid. Yo veo a un Barça que llega más fortalecido, que tiene una ventaja anímica y que tiene al único jugador que puede hacer la diferencia en el partido, Messi.

-¿Cree que al Barça le conviene jugar un partido con cuatro centrocampistas?

No soy de nomenclaturas. Eso son clichés de los periodistas, y también de nosotros los entrenadores. A día de hoy, los sistemas son elásticos, como la polivalencia de los jugadores. He visto a laterales jugar de volantes con el Barça el Clásico. En lo que sí creo es en la parte numérica. Y el estilo del Barça se amolda más a gente que llega por sorpresa, así que creo que utlizará a un jugador más por el centro.

-Pues si juega con cuatro centrocampistas, Braithwaite no será titular. Ha llegado al Barça con un rol de revulsivo, básicamente el que tuvo usted que tuvo el . ¿Qué debe hacer Braithwaite en su opinión, para ser útil al Barça y ganarse a la gente como revulsivo?

-Humilde e inteligente. Humilde para saber que llega a un club de primerísimo nivel con tremendos jugadores y que tiene que su rol. E inteligente para saber que no compite con nadie, sino que debe aprovechar sus minutos.

-¿Cómo lo hizo usted para ser el revulsivo de Ronaldo?

Primero, saber que yo no era el revulsivo de Ronaldo, sino su compañero. Tenía 15 o 20 minutos para visualizar qué podía hacer para revolucionar el partido. Para eso necesitaba que mis compañeros confiaran en mí. Y eso se hacía convenciéndoles con acciones de que no buscabas tu bien sino el del equipo. Era interesante. Al final, eso repercutía en bien del equipo y en el mío, porque si era capaz de darle al equipo lo que demandaba, jugaba más el partido siguiente.

-Quería preguntarle por Vidal. Usted lo dirigió como seleccionador de Chile. Aquí en Barcelona es un jugador discutido. ¿Cómo lo defendería?

-Me parece innecesario defenderle. No lo necesita. Y es evidente que, por todo lo que hacem es un futbolista indispensable. Es un ganador nato y merece ser considerado como tal. Es un jugador que complementa perfectamente a otros jugadores con otro estilo en el Barça.

-¿Qué daría por dirigir un Clásico como entrenador?

Son partidos con poco acceso para los entrenadores. Es difícil estar en Madrid o Barça. Por eso le pido a Zidane y Setién que lo disfruten.

-¿Que Setién fuese nombrado entrenador del Barça sin haber dirigido a ningún grande le motiva?

-Lo veo como una oportunidad que se le presentó. Su carrera como entrenador, su estilo y filosofía de juego, lo habilitan para estar en el Barça.

-Acabo con una curiosida. A usted, en 1996, en el Sánchez Pizjuán Bobby Robson le hizo entrar en el campo como revulsivo. Sin embargo, el Barça se quedó con diez, tuvo que quitar a un delantero y le quitó a usted en vez de a Ronaldo. Usted tiró una toalla y se pudo formar un buen lío. Después del partido, Robson dijo: "Tenía que quitar a un delantero, Pizzi o Ronaldo. Mi elección fue Pizzi". Ahora que es entrenador, ¿se arrepiente de aquello?

-Me acuerdo perfectamente. Todavía lamento aquello acción. A veces es difícil controlar ese estado de ánimo y de frustración. Intento que los futbolistas entiendan eso y que se pongan en esa situación pero no es sencillo.

-¿Le ha llegado a suceder como técnico?

De esa manera. Si me pasase, tendría que buscar alguna solución para crispar lo menor posible a mi futoblista.