LEGANÉS

El Leganés tenía avanzado a Bacca si la RFEF le hubiera dejado fichar

El colombiano era el escogido y habría aceptado la cesión para tener minutos. En enero no se pudo abordar por falta de tiempo tras el fichaje de Alcácer.

El Leganés tenía avanzado a Bacca si la RFEF le hubiera dejado fichar
ANGEL SANCHEZ DIARIO AS

El Leganés tenía un principio de acuerdo con el Villarreal y con Carlos Bacca para que el delantero colombiano de 33 años se convirtiera en el recambio de Martin Braithwaite de haber obtenido el permiso de la Federación Española (RFEF) para fichar a un sustituto. El borrador de pacto entre todas las partes se trataba de a una cesión hasta final de temporada en la que los madrileños asumirían la totalidad del salario que quedaba por abonarle al futbolista. Los emolumentos del ariete son uno de los más elevados del Submarino Amarillo. 

El acuerdo entre clubes habría incluido un acuerdo explícito para que el Villarreal se comprometiese a no buscar ningún recambio, algo que el Submarino Amarillo aceptó. Así se lo trasladaron desde Butarque a la RFEF. De esta manera se anulaba uno de los argumentos esgrimidos por el organismo para negarle al Lega un periodo de fichajes extraordinario. No habría un bucle continuado de equipos quitándose jugadores competición. El círculo habría terminado con la salida de Bacca al Leganés. 

La noticia, adelantada por la Cadena Cope y contrastada por As, habría supuesto una inyección de optimismo para un Leganés que, tras la salida de En Nesyri, primero, y la de Braithwaite, después, ha perdido un gigantesco potencial ofensivo. Ambos sumaban 10 tantos en Liga de los 18 que ha anotado el equipo pepinero. 

Falta de tiempo en enero

Fuentes consultadas por As confirman que el Leganés trabajó en la incorporación de un delantero ya desde el lunes 10 de febrero, cuando el Barça comunicó por primera vez su interés por Braithwaite. Aunque la entidad pepinera tenía serias dudas de que la RFEF le autorizase el fichaje, se intentó cerrar un sustituto de garantías por si desde Las Rozas recapacitaban y acababan aceptando la solicitud del Leganés. 

La empresa no era sencilla, más teniendo en cuenta lo que había costado encontrar algún recambio para En Nesyri incluso con el mercado invernal abierto. El caso de Bacca, sin embargo, ofrecía una alternativa que no se dio con la ventana abierta. El fichaje de Alcácer por el Villarreal se produjo la tarde del 30 de enero, con apenas 36 horas para que se cerrara el mercado. No había tiempo para que las partes implicadas negociaran entonces. 

Ahora, sin embargo, sí había ese margen. Y el pacto fue rápido y sencillo. Todo se encauzó poco después de que el fichaje de Braithwaite fuera oficial, impulsado por el deseo del Bacca de contar con los minutos que ahora no puede darle Javi Calleja. 

Un panorama que ahora queda en mero escenario de cartón piedra. Entre tanto, el Leganés tiene casi descartado al 100% fichar un jugador libre por el poco tiempo de adaptación que ese refuerzo tendría y porque la mayoría de futbolistas en esta situación están lejos de la forma física que exige la alta competición en pleno mes de marzo.