REAL MADRID

El misterio de Kroos

No tuvo ni un minuto contra el City, en una decisión sorprendente de Zidane, que ya le sacrificó en el descanso del derbi. "Es importantísimo", dijo el técnico sobre el alemán.

Kroos y Zidane, en un partido del Real Madrid.
JAVIER GANDUL

El Real Madrid, hace unas semanas una balsa de aceite, es ahora una trituradora, le crecen los enanos al equipo blanco: ha perdido cinco puntos de los últimos seis en LaLiga contra Celta y Levante; ha perdido a Hazard, su fichaje estrella del curso, probablemente para lo que queda; necesita un milagro en Mánchester tras caer 1-2 en la ida de octavos de la Champions contra el City; y dicho encuentro dejó una noticia sorprendente, la suplencia de Toni Kroos, uno de los hombres fuertes de Zidane desde que llegó al banquillo blanco.

Sorprendió especialmente que el técnico marsellés prescindiera del alemán en un partido ante un rival como el inglés, especialista en domar el balón y contra el que era necesario un mediocampo técnico ante todo, capaz de discutir la posesión ante los de Pep Guardiola. Zidane eligió antes que a Kroos a Casemiro, Valverde, Modric e Isco; el malagueño, una vez más, entró en el once en un partido importante, como viene haciendo desde finales de diciembre de forma fija. Justificó la apuesta, fue de los mejores del Madrid y anotó el único gol blanco.

Sin noticias de problemas físicos para el alemán, la apuesta lógica pasó a ser que Zizou reservaba a Kroos para asentar el partido en el segundo tiempo, sobre todo en caso de que el Madrid se pusiera por delante y necesitase dormir el duelo. Unas condiciones que se dieron, pero el preparador blanco prefirió dar entrada a Bale antes que al alemán; luego, ya con el 1-2, Lucas Vázquez y Jovic entraron en busca de un milagro. Cero minutos para Kroos.

Es todo un misterio, aunque este curso ya tuvo un antecedente esta situación, aunque parcial: Kroos fue uno de los dos sacrificados por Zidane en el descanso del derbi en el Bernabéu, en el que salió de inicio con cinco medios y sólo Benzema en punta. Tras un deficiente primer tiempo, el marsellés retiró al alemán y a Isco y dio entrada a Vinicius y Lucas Vázquez para extender el equipo por los costados, lo que dio buen resultado: victoria por 1-0, gol de Benzema.

El caso es que a Zidane le ha ido relativamente bien sin Kroos esta temporada, lo que pudo motivar su decisión de apostar por los otros cuatro medios. En LaLiga no jugó contra el Mallorca por lesión y el Madrid cedió (1-0), pero luego lo reservó contra Eibar y Osasuna y en ambos casos los blancos ganaron y brillaron, marcaron ocho goles y dejaron buena estampa. Tampoco jugó en casa del Unionistas en Copa (1-3), ni en Brujas en Champions (1-3).

Al ser preguntado Zidane por sus motivaciones para dejar fuera del once a Kroos en un duelo de este calibre, el técnico no fue especialmente explícito, más allá de exponer que tenía un plan y en él no entraba el germano: "No había lesión ni molestias, fue decisión técnica. Es un jugador importantísimo pero la opción de hoy era esta. Cuando digo que es decisión técnica no es nada contra Kroos, que lo está haciendo bien. Tengo jugadores y elegí". Con los números en la mano, es cierto que el alemán es pieza clave: ha jugado 2.543 minutos de 3.360', el 76%; es el séptimo jugador más utilizado por Zidane este curso.

Si bien es cierto que su participación a las órdenes de Zidane había venido menguando según pasaban las temporadas en el Real Madrid: en la 2015-16 jugó con el francés el 81% de los minutos; en la 2016-17, el 76%; en la 2017-18, el 64%; y en la 2018-19, el 52%. Este curso había recuperado tono y protagonismo, pero su suplencia ante el City supone un inesperado frenazo sin demasiada explicación. La duda ahora es: ¿repetirá suplencia en el Clásico o volverá al once en un partido en el que el Madrid se juega la vida en LaLiga?