CASO OSASUNA

La fiscal afirma que "el dinero de Osasuna ha desaparecido y no se ha podido justificar"

Mantiene en sus conclusiones la petición de cárcel para todos los acusados, con la rebaja de pena ya anunciada para Vizcay.

La fiscal afirma que "el dinero de Osasuna ha desaparecido
y no se ha podido justificar"
Villar López EFE

La fiscal del caso Osasuna ha afirmado que durante el juicio desarrollado en las últimas semanas han quedado "probados" los hechos imputados a los once acusados y ha confirmado sus peticiones de cárcel para ellos, añadiendo que "el dinero de Osasuna ha desaparecido y no se ha podido justificar, ha sido perfectamente distraído".

La representante del Ministerio público ha afirmado en la presentación de su informe de conclusiones en el juicio que los exdirectivos acusados y el exgerente del club "hicieron desaparecer el dinero del club y se elaboraron documentos falsos" para justificar esa desaparición.

La fiscal ha afirmado que "el dinero de Osasuna salió de las cuentas del club y se desconoce a qué fines se destinó", salvo una parte que, según ha sostenido, se destinó a pagar a jugadores del Betis por predeterminar el resultado de dos partidos (Betis-Valladolid y Osasuna-Betis en la
temporada 2013-2014) y a devolver un préstamo concedido por un cuñado del exdirectivo José Manuel Purroy.

Por ello, la fiscal mantiene contra los exdirectivos y el exgerente de Osasuna la acusación por los  delitos de apropiación indebida, falsedad documental y corrupción deportiva. Así, pide para el expresidente Miguel Archanco y para el exdirectivo Jesús Peralta 12 años y 5 meses de cárcel, para los exdirectivos Juan Pascual y Sancho Bandrés 11 años y 9 meses, y para el exgerente Angel Vizcay 5 años y 11 meses. En el caso de Vizcay, ha rebajado su petición de cárcel inicial de 14 años y 4 meses aplicándole la atenuante de confesión y colaboración, como ya anunció la semana pasada.

Por otro lado, acusa por corrupción deportiva al exdirector de la Fundación Osasuna Diego Maquirriain y a los exjugadores del Betis Antonio Amaya, Xavi Torres y Jordi Figueras, para los que pide dos años de cárcel. Por último, solicita un año y seis meses de prisión para los agentes inmobiliarios Cristina Valencia y Albert Nolla por falsedad documental.

La fiscal ha afirmado que "el dinero de Osasuna ha desparecido y es necesario ser justificado". "¿Dónde los directivos y dónde el gerente han usado el dinero? Este dinero ha desaparecido y no se ha podido justificar, ha sido perfectamente distraído", ha subrayado, para señalar que "se hicieron reintegros en las cuentas corrientes -del club-, se utilizó dinero de la caja chica del club e incluso se hizo desaparecer el préstamo particular que el cuñado de Purroy realizó en cuantía de 600.000 euros".

La representante de la Fiscalía ha asegurado que "la responsabilidad penal" de los hechos es de los exdirectivos y del exgerente acusados, que "eran las personas encargadas de la gestión del patrimonio social del club".

"FABRICARON DOCUMENTOS MERCANTILES PARA LA MANIPULACION DE CUENTAS"

Según la fiscal, se "fabricaron documentos mercantiles para llevar a cabo la manipulación de cuentas". "El dinero de Osasuna salió de las cuentas del club y se desconoce a qué fines de destinó. No sabemos qué necesidades concretas de club han sido cubiertas con este dinero", ha
dicho.

La representante del Ministerio público ha afirmado que el recibí de 900.000 euros por supuestos trabajos para la venta de patrimonio inmobiliario del club y las facturas y el contrato de Flefield por 1,4 millones de euros son "falsos".

En el primer caso, ha señalado que los propios agentes inmobiliarios reconocieron en el juicio que no realizaron labores para la venta de patrimonio del club y ni siquiera llegaron a cobrar los 900.000 euros. 

En el caso de Flefield, ha considerado que es "evidente y notorio" que las facturas y el contrato "son falsos" y "fueron elaborados ex profeso para justificar las salidas de dinero". "Nadie conocía estas facturas hasta que se escanean el 20 de agosto de 2014 y el contrato se elabora en el ordenador de Vizcay el 22 de agosto. La aparición de estos documentos es por arte de magia", ha asegurado.

Según la fiscal, "la autoría del contrato de Flefield es de Vizcay y la duda es quién ha podido falsificar la firma de Archanco en él", puesto que cuando se elaboró el documento Archanco ya no estaba en el club. "No sabemos quién ha podido imitar su firma", ha afirmado.

Por otro lado, no ha dado validez a otros argumentos ofrecidos por los acusados para justificar la salida de efectivo. Así, ha dicho que  alegar el pago de primas a los jugadores de Osasuna no sirve porque "esas primas están perfectamente contabilizadas en el club".

También ha afirmado que los jugadores Roberto Torres y Oriol Riera negaron en el juicio haber recibido en efectivo determinados adelantos de su ficha. Ha recordado que los jugadores reconocieron haber pedido unos adelantos, pero aseguraron que los cobraron por transferencia bancaria. Asimismo, la fiscal ha afirmado que está "huérfana de prueba" la argumentación
de que se destinó dinero en efectivo a pagar un fichaje a la Universidad de Chile.

VIZCAY ACTUABA "CUMPLIENDO ORDENES"

Por otro lado, durante su exposición, la fiscal se ha referido al papel de Angel Vizcay para afirmar que "tenía responsabilidades ejecutorias por delegación y por mandato de la Junta Directiva, cumpliendo siempre órdenes de la Junta Directiva, en particular del presidente Archanco".

Además, la fiscal ha asegurado que "la declaración de Vizcay ha sido esencial" para este caso. "Sin la declaración de Vizcay ante la Liga y sin la colaboración en el procedimiento penal no hubiéramos podido conocer todos los hechos, no hubiéramos podido articular una acusación tan grave ni hubiéramos podido acusar a tantas personas", ha explicado.

La fiscal ha destacado que Vizcay ha informado de cuantías económicas o de reuniones, ha reconocido hechos y ha facilitado números de teléfono, una confesión que "ha culminado en su declaración en el plenario -del juicio- cuando ha mantenido prácticamente en su integridad su versión de los hechos".

Frente a ello, ha señalado que el resto de acusados "no han colaborado con la justicia" y ha incidido en que han rechazado contestar en el juicio a todas las partes personadas en el caso. Por ello, ha considerado que sus testimonios han sido "parciales, preparados y carentes de cualquier valor probatorio".

"AMAÑO PERFECTAMENTE ORQUESTADO POR LA JUNTA DIRECTIVA"

En el caso de los supuestos amaños de partidos, la fiscal ha citado el Betis-Valladolid, en el que considera que Osasuna pagó a jugadores del Betis por ganar al Valladolid, y el Osasuna-Betis, en el que considera que Osasuna pagó porque el Betis se dejara ganar. Según la fiscal, por el primer partido se pactaron 400.000 euros y por el segundo, 250.000 euros, todo ello con el objetivo de intentar evitar el descenso de Osasuna a Segunda División.

La representante de la Fiscalía ha afirmado que fue "un amaño perfectamente orquestado por la Junta Directiva de Osasuna" con el conocimiento del entonces gerente. "Los pagos respondieron a un pormenorizado estudio de cómo aumentar las posibilidades de permanencia de Osasuna", ha asegurado.

Ha afirmado, citando la declaración de Vizcay, que fue Jesús Peralta el que contactó con los jugadores del Betis y a su vez ha señalado que los jugadores acusados pudieron concretar supuestamente el acuerdo porque tenían "ascendencia e influencia en el vestuario".

La representante del Ministerio público ha destacado que la legislación que persigue estos hechos "no diferencia entre perder, empatar o ganar" y ha señalado que "el legislador pudo haber acotado" el hecho delictivo sólo a pagar por perder o empatar, y "no lo hizo deliberadamente, se castigan las conductas que buscan predeterminar una competición".

En relación con otros posibles amaños, la fiscal ha afirmado que "no se ha podido acreditar" que hubiera amaños en la temporada 2012/13 ni que se pactara un empate entre Espanyol y Osasuna en la 2013/14.

El abogado de Osasuna dice que hubo "un absoluto descontrol" en las cuentas

El abogado de Osasuna en el juicio contra varios exdirectivos del club ha afirmado que "existió un absoluto descontrol por parte del club en relación a las cuentas y existió deliberadamente un absoluto descontrol en relación a los gastos e ingresos del club", tras lo que ha considerado que "se dan todos los requisitos para la devolución de la totalidad de las cantidades distraídas de Osasuna".

El abogado ha afirmado, en la presentación de su informe de conclusiones en el juicio, que la función de control sobre las cuentas de la entidad "correspondía a todos los miembros de la Junta Directiva" y todos ellos "tenían la obligación legal y estatutaria" de ejercer esa función. "Si no son responsables los directivos, ¿quién es responsable de las salidas de dinero del club?", ha planteado.

Osasuna pide 14 años de cárcel para el exgerente Angel Vizcay, 12 años para el expresidente Miguel Archancho, otros 12 años para los exdirectivos Jesús Peralta, Juan Pascual y Sancho Bandrés, dos años para el exdirector de la Fundación Osasuna Diego Maquirriain y otros dos años para los agentes inmobiliarios Cristina Valencia y Albert Nolla. El club no aprecia delito de corrupción deportiva y no ejerce acusación contra los exjugadores del Betis que sí son acusados por la Fiscalía y la Liga. 

Durante su exposición, el abogado ha comenzado por la temporada 2012/2013 y ha afirmado que se registró un descuadre económico de 900.000 euros que se justificó con un recibí firmado por los dos agentes inmobiliarios. El letrado ha afirmado que este recibí es "falso" y ha explicado que los propios firmantes "reconocen sus falsedad".

El abogado ha asegurado que el proceder en el club era que primero se producía "el descuadre de caja y luego se creaban los documentos ad hoc para justificar las salidas". "Toda esa actuación viene realizada por todos los miembros de la Junta y todos ellos tienen la obligación de evitar el resultado que se produjo, que fue la distracción -de dinero-", ha afirmado.

Insistiendo en esta idea, ha asegurado que los miembros de la Junta Directiva "tenían la obligación legal y estatutaria" de averiguar a qué se había destinado el dinero y "no dar por válida" la explicación del recibí. "No se puede decir que como no he sacado ese dinero no tengo
responsabilidad alguna. Si no son responsables los directivos, ¿quién es responsable de las salidas de dinero del club?", ha planteado. 

Por otro lado, el abogado ha considerado que "no es cierto" que las cantidades se dirigieran a la compra de partidos en la temporada 2012/2013 como dijo Angel Vizcay. El letrado ha afirmado que las cantidades de efectivo que según el exgerente se pagaron a terceros equipos no se corresponden ni con las salidas de efectivo de esas fechas ni con el efectivo del que disponía el club. "No se puede creer solo la parte que nos interesa de Vizcay", ha dicho.

De hecho, ha afirmado que no procede la aplicación de la atenuante de confesión para Vizcay, como ha pedido la fiscal, y ha considerado que "para ello es necesario que su declaración hubiera dado al inicio de la causa, pero la causa nace como consecuencia de la denuncia interpuesta por Osasuna" tras recibir la auditoría sobre las cuentas del club.

Entrando en la temporada 2013/204, el abogado ha afirmado que se detectó la desaparición de 1,4 millones de euros, a lo que se le dio soporte con el contrato y las facturas a nombre de la empresa Flefield por supuestas labores de 'scouting'. "No hay ningún tipo de documento que acredite ningún trabajo -por parte de esta compañía-. La cantidad no fue destinada a esos conceptos", ha asegurado. 

En este caso, también ha señalado que "no basta" con que los directivos dijeran que no tenían ninguna responsabilidad y alegar que no sabían nada del asunto pese a que firmaban las cuentas del club. 

Sí ha incidido en que en este momento "la figura de Vizcay se torna fundamental, porque ya no están los anteriores directivos y ya no puede decir que actúa porque otros le mandan". Así, ha señalado que el contrato de Flefield "se hizo en el ordenador de Vizcay".

Al igual que en lo relativo a la temporada 2012/2013, ha afirmado que "no hay prueba suficiente" que explique un supuesto acuerdo con jugadores del Betis para amaños de partidos. "Tenemos a siete jugadores de un partido y a seis de otro que han dicho que no recibieron ningún tipo de cantidad", ha dicho, para señalar igualmente que árbitros y entrenadores tampoco hablaron de amaño durante su declaración como testigos en el juicio. "Si no hay prueba de dónde ha ido destinado el dinero, no se puede entender que ha ido a la compra de partidos", ha señalado.
 

Sí se ha referido al papel del exdirector de la Fundación Osasuna Diego Maquirriain, que reconoció en el juicio haber trasladado 400.000 euros del club a Sevilla aunque negó que le hubieran dicho que podía ser para amaños. El abogado ha afirmado que Maquirriain "era responsable de 400.000 euros y no existe justificante de que ese dinero se entregó a unas u otras personas".