REAL MADRID

Rodrygo 'baja' al Castilla

El brasileño lleva cuatro partidos de Liga sin ser convocado y sólo ha jugado 14 minutos en febrero. Jugará este domingo contra el Sanse, según fuentes del club a EFE.

De la apoteósis de su hat-trick contra el Galatasaray en otra mágica noche europea en el Bernabéu a desaparecer de las convocatorias de Zidane. En la tarde de este viernes la lista del Madrid para el Levante (sábado, 21:00 horas, Movistar LaLiga) mostraba una ausencia que sorprendentemente se ha convertido en habitual, la de Rodrygo Goes (18 años). Es la tercera convocatoria consecutiva (y la cuarta seguida en Liga) en la que no aparece el brasileño. Aún puede jugar con el Castilla, con el que mantiene ficha, pero lleva casi cinco meses (desde el 28 de septiembre) sin 'bajar' a una convocatoria del filial de Raúl. Es lo que sucederá, a priori, este fin de semana. Rodrygo jugará el domingo contra el Sanse, según confirmaron fuentes del club a la agencia EFE. Allí se unirá al debut de su compatriota Reinier con el filial blanco.

Su actual bache de protagonismo en el primer equipo llega después de que en muchos momentos de la temporada se posicionara por delante de su compatriota Vinicius en las preferencias de su entrenador y en minutos. Al contrario que ahora, la rareza durante semanas era su ausencia en el once. En el mes de febrero, solo ha disfrutado de 14 minutos de juego.

Una circunstancia que, sin embargo, según ha podido saber AS, no le preocupa lo más mínimo. Rodrygo está viviendo con cautela su primera temporada en Europa, un poco montaña rusa. Igual que mantuvo los pies en el suelo cuando las titularidades, los goles y los elogios, ahora no pierde la perspectiva. El ex del Santos hubiera firmado estar en este punto a estas alturas, con 1.010 minutos con el primer equipo en cuatro competiciones, Liga, Champions, Copa y Supercopa de España.

Zidane, por la mañana, antes de que se conociese el nuevo descarte de Rodrygo, respondió de la siguiente forma sobre su situación: "El momento, si lo miras así, es malo. Pero sabemos que es un jugador importante para nosotros y cuando están todos hay que hacer una convocatoria. Tiene todo el tiempo. Tiene 18 años y ha demostrado por qué está aquí".

Ni el jugador ni su entorno, de hecho, esperaban que todo hubiera ido tan rápido y a un nivel tan positivo, recordando incluso su inicio en el Castilla. Rodrygo, además, se ha fijado desde su llegada en que Zizou es muy amigo de las rotaciones, de las que pocos compañeros suyos han escapado. El Rayo confía mucho en su entrenador y en su cuerpo técnico, a los que nota muy cerca de él y muy pendientes de su evolución.

Rodrygo va a estar en la grada en las cuatro jornadas ligueras de febrero, contra Atlético, Osasuna, Celta y ahora Levante. Este mes sólo ha disputado 14 minutos, en Copa frente a la Real. En total, en 2020 acumula 226 minutos de 1020 posibles, un 22,16%. En la 2019-20 es el jugador 16 de la plantilla en protagonismo, pese a lo cual es el segundo máximo goleador, empatado con Ramos a siete dianas. Por eso tira de paciencia y se centra en estar preparado para cuando vuelva a contar más.

La opción de foguearse con el Castilla

Las ausencias de Rodrygo en las convocatorias del Madrid podrían ser aprovechadas por Raúl para un Castilla muy mermado por las bajas. El brasileño mantiene la ficha con el filial. Se le inscribió con el Castilla a principios de temporada porque el primer equipo tenía las 25 cubiertas y, pese a la salida de Odriozola, se le ha mantenido su situación tras el mercado de invierno. Ahora que no entra en los planes de Zidane, Rodrygo podría seguir fogueándose con el filial en la exigente Segunda B. Una estrategia que ya se siguió con él mismo en el arranque de temporada, con Vinicius la campaña pasada y que ahora vivirá Reinier.

Rodrygo solo ha disputado dos partidos a las órdenes de Raúl. Fueron en la 4ª jornada contra el Langreo (0-0) y en la 6ª contra el Rayo Majadahonda (3-1, el brasileño marcó el segundo tanto), ambos en el Di Stéfano. Ese último partido fue el 28 de septiembre. Vinicius, en cambio, tuvo un recorrido algo más amplio con el filial el año pasado. Disputó cinco partidos: dos en casa (Las Palmas Atlético y Unionistas) y tres lejos del Di Stéfano (Atlético B, Cultural Leonesa y Celta B). Marcó cuatro tantos y dio una asistencia contribuyendo con ello a cuatro puntos conseguidos por el Castilla que resultaron decisivos para alcanzar el playoff. Jugó su último partido en Segunda B el 21 de octubre de 2018 y el ascenso de Solari le consolidó en el primer equipo.