ATLÉTICO

La primera gran noche de Lodi

El brasileño fue nombrado mejor jugador del partido ante el Liverpool. Dejó un sobresaliente nivel defensivo, su hándicap hasta el momento.

El puesto de lateral izquierdo era una de las principales dudas en el once de Simeone antes de recibir al Liverpool. Lodi, el único jugador natural en el puesto, había sido sustituido en seis de los ocho encuentros anteriores que había jugado por unas carencias defensivas que complicaban su presencia en el encuentro. Pero el brasileño, que trabaja para mejorar su faceta atrás desde el primer día que llegó, fue titular y acabó como el mejor jugador del partido para la UEFA.

Lodi dejó una carta de presentación inmaculada en su primer partido de eliminatorias de la máxima competición europea, algo que refuerza ese cartel de lateral izquierdo del futuro en Brasil. El jugador de 21 años sumó en ataque, con tres grandes envíos para Morata que no acabaron en gol por poco. Un centro a la cabeza que despejó Van Dijk con el delantero detrás un minuto antes de que llegase el gol de Saúl, un envío desde atrás con muchísimo peligro que despejó Robertson con la puntera cuando el ‘9’ ya se relamía y un balón de gol para el punta que se resbaló justo en el momento de contactar con el esférico. Además, pudo hacer su tanto con un disparo lejano que se marchó muy cerca de la escuadra de su compatriota Alisson.

Un remate fruto de la confianza que había ido ganando durante el partido tras convertirse en un titán defensivo. En el apartado que más le cuesta, Lodi fue un fortín para el Atlético. Y eso que no tenía una misión fácil, ya que se veía las caras con Alexander-Arnold, jugador que ya es uno de los grandes laterales derechos del mundo y que también tiene un futuro enorme por delante y Mohamed Salah, uno de los extremos más mortíferos de la actualidad. Pero Lodi no se arrugó y mostró su cara más aguerrida atrás. Tan difícil lo vio Klopp por ese costado que durante la segunda parte cambió el plan para volcar completamente el juego a la izquierda, intentando cambiar su suerte con Vrsaljko, aunque el croata también se mantuvo fuerte.

El brasileño acabó el encuentro contra el Liverpool con diez recuperaciones, el segundo jugador del partido más destacado en esa faceta sólo superado por Thomas (13) e igualado con Fabinho. Realizó cuatro entradas con éxito, el que más entre los dos equipos y añadió dos anticipaciones. Con un inmenso Felipe cayendo a la izquierda desde el centro de la zaga y escoltado en la primera mitad por Lemar, que fue la gran novedad en el once y dejó unos 45 minutos muy solidarios en defensa, y por Koke en la segunda, su mejor socio con el que más combinó, Lodi se convirtió en el lateral deseado por Simeone.

El propio Cholo analizaba su partido tras el encuentro: “No lo saqué del campo, ¿no? La rompió. Es un momento de exigencia absoluta y sé que puede dar lo que dio. Para darlo tiene que pasar por momentos por los que ha pasado. Ojalá pueda sostenerlo, porque tiene 21 años y se encuentra en un equipo que tiene que ganar todos los días. Y para eso tiene que jugar como hoy. Y puede hacerlo, lo ha demostrado. Aunque por momentos me odie, ya le dije que me terminará queriendo”. El técnico argentino le exige en cada entrenamiento que se muestre más contundente atrás, que se anticipe, que intimide al rival y se muestre expeditivo y fuerte atrás. Y Lodi respondió cuando mayor era la misiva. Un Lodi cuyo despliegue físico le llevó a seguir tirando desmarques y saliendo con fuerza para estirar en los últimos minutos tras la paliza que llevaba encima y que en su mejor versión provoca que Saúl juegue en el centro del campo, donde más cómo de encuentra y más rinde sin tener que desplazarse al lateral. El brasileño vivió lo que se espera que sea la primera de muchas grandes noches como rojiblanco.