REAL MADRID - CELTA | LA INTRAHISTORIA

El Celta tiene un gen blaugrana

Por el banquillo olívico han desfilado Eusebio, Luis Enrique o Unzué. Y ahora Óscar García, que llega acompañado de su hermano Roger.

Óscar, durante un entrenamiento del Celta.
SALVADOR SAS DIARIO AS

Carlos Mouriño nunca escondió su simpatía por el Barcelona. Sólo desde esa perspectiva se puede entender que fichase a Hristo Stoichkov para salvar al Celta en 2007. El resultado, obviamente, fue el fracaso del descenso. No obstante, el presidente céltico no desistió en su idea Cruyffista. Así, por el banquillo olívico fueron desfilando Eusebio, Luis Enrique o Unzué. Y ahora Óscar García, que llega acompañado de su hermano Roger. Los dos fueron productos de La Masía que crecieron en la época dorada del Dream Team, discípulos de Johan Cruyff. Curiosamente, ambos sufrieron el debut goleador de Zidane con el Madrid en el Bernabéu cuando vestían la camiseta del Espanyol. Óscar fue sustituido al descanso y Roger ni siquiera jugó en aquel fatídico 5-1. Los hermanos García Junyent aterrizaron este verano en Vigo con dos refuerzos de relumbrón procedentes del Barcelona: Denis Suárez y Rafinha Alcántara. Ambos son futbolista de claro perfil Barça, con buen pase y siempre dispuestos a la asociación colectiva. Jeison Murillo ha sido el último jugador con pasado blaugrana que ha recalado en Vigo. El central colombiano fue el primer refuerzo invernal del Celta y ha caído de pie, ofreciendo un alto rendimiento desde el primer día. Hoy quieren dar la machada y de paso ayudar a 'su' Barça.