BUNDESLIGA

Nagelsmann: "Decliné ir al Madrid, aún no soy el mejor"

En el verano de 2018, cuenta, en una entrevista en The Independent, que José Ángel Sánchez le llamó para sustituir a Zidane: "Lo importante no es dar el paso más grande, es dar el correcto".

Julian Nagelsmann, durante el partido de su Leipzig contra el Bayern.
Christian Kaspar-Bartke Bongarts/Getty Images

Julian Nagelsmann viene siendo la sensación de la Bundesliga. El joven entrenador del Leipzig, de 32 años, tiene al macroproyecto de la Red Bull peleando con el todopoderoso Bayern para llevarse el campeonato. Eso le ha colocado en la mira de los equipos más importantes del continente, pero no ahora. Ya lleva tiempo. De hecho, en una amplia entrevista en Independent ha revelado que en el verano de 2018, cuando Zidane abandonó el Real Madrid, el club blanco se puso en contacto con él como posible sustituto, pero fue él quien no se vio todavía para ese banquillo y declinó. Nagelsmann entrenaba por entonces al Hoffenheim.

No tenía todavía 31 años cuando José Ángel Sánchez, el director general blanco, se comunicó con él. Nagelsmann quiere restarle importancia durante su charla con The Independent y señala las causas por las que finalmente declinó el ofrecimiento. Su argumento denota su mentalidad.
"Es normal que si el Real Madrid te llama, lo piensas", señala antes de pasar a los detalles. "Al principio me sorprendió, lo sopesé y no me sentía cómodo con la decisión de ir allí. Quiero mejorar y si vas al Real Madrid inmediatamente, no hay tiempo para mejorar como entrenador", reconoce.

Nagelsmann sabe que todavía le falta recorrido y que antes de hacerse cargo de un proyecto así se necesita más preparación y habla de los tiempos para aceptar a un club como el Madrid. "No tienes la oportunidad de llegar a ser mejor ya tienes que ser el mejor. Ahora mismo no soy el mejor, pero admito que quiero ser uno de los mejores en el futuro. Si vas al Real Madrid o al Barcelona, los aficionados, los medios de comunicación y los que toman las decisiones no te dan tiempo para convertirte en eso". Nagelsmann reconoce que la presión es diferente y también es necesario un periodo de endurecimiento para convivir con ella. "Solo quieren ganar cada partido, títulos, ganar la Liga de Campeones... Si no ganas, no puedes argumentar que todavía eres joven y que estás en desarrollo. En el mundo del fútbol no es fácil planear una carrera, porque es muy impredecible, pero tienes que intentarlo".

Nagelsmann prefiere no jugar con el vértigo, tiene seguridad en sí mismo, pero es consciente de los pasos que hay que seguir. Se afana por acertar y por mostrar un perfil paciente. “Lo principal es dar los pasos correctos, no los pasos más grandes. El Real Madrid es probablemente uno de los pasos más altos que se pueden dar, así que pensé ‘¿cumples 31 años, vas al Real y desde allí a dónde?” Además, señala otro detalle que le generó dudas. “Es muy importante para mí. Me gusta comunicarme, soy muy expresivo con mis jugadores. Todavía no puedo hablar español, solo sé decir ‘hola, qué tal’. Así que hubiera sido el paso más importante, pero no el correcto", sentencia.

Los momentos difíciles que Nagelsmann atravesó cuando tenía 20 años han marcado profundamente tanto su temperamento como su manera de pensar. Una grave lesión le retiró del fútbol y, casi al mismo tiempo, tuvo que enfrentarse a la muerte de su padre. “Me hizo madurar”, afirma reconociendo que, obviamente, ese periodo ha inculcado en él una manera de entender la vida y de tomar decisiones.